Productos de la globalización financiera – Déficit mundial de agua potable, saneamiento y electricidad

En el año 2015 se vence el plazo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), pero miles de millones de personas siguen sin acceso al agua potable, a la salubridad mínima y a la electricidad en sus hogares.  Y los especialistas tienen serias dudas de que dichas metas se puedan cumplir, a menos que haya un aumento acentuado de los esfuerzo, en especial en Asia meridional y en África subsahariana.  En una reunión de dos días, clausurada el 19 de febrero, los 193 integrantes de la Asamblea General de Naciones Unidas debatieron la dimensión de dichos problemas, para poder elaborar el siguiente programa mundial de desarrollo que vendrá a sustituir los ODM. Todos los afectados esperan que se tomen acciones concretas para mejorar sus condiciones de vida, y que todo no sea un vano lamento para tranquilizar las conciencias.

Un informe presentado en la reunión revela que en 2012 la meta de reducir a la mitad la proporción de personas sin agua potable se había alcanzado, lo que beneficio a dos mil millones de personas.  Sin embargo, todavía existen 327 millones subsaharianos  a más que 1990 sin tal servicio, recalcó el director de programas internacionales de la organización británica WaterAid, Girish Menon.  A este paso, calcula el especialista, la meta no se cumplirá hasta 2030.

Otros datos impresionantes fueron revelados por el presidente de la Asamblea General de  Naciones Unidas, John Ashe, cuando describió la dimensión del problema: 738 millones de personas viven sin agua potable; 2.5 mil millones no tienen saneamiento básico, por lo que 700 mil niños mueren al año de diarrea causada por agua contaminada y falta de obras de saneamiento; y 1.4 mil millones carecen de electricidad.  Ashe agregó que todavía  80 por ciento de la población mundial vive en zonas con graves amenazas a la seguridad hídrica.

Menon, a su vez, afirmó que dichas carencias deben ser el blanco de la atención de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), el programa que sustituirá los ODM en 2015.  “Si los ODS tuviesen éxito en la erradicación de la pobreza sobre una base sustentable, deberán aprender de los fracasos de los ODM y corregir la negligencia en materia de salubridad e higiene.”

Clarissa Brocklehurst, ex directora de asuntos de agua, saneamiento e higiene del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), afirmó que, “aunque los ODM sean maravillosos para impulsar medidas, todavía hay muchas tareas a medida que se aproxima el plazo de 2015.”  Señaló, además, que “no hubo progreso suficiente en el saneamiento y estamos atrasados en la meta de los ODM,” y se lamentó de que el saneamiento no forme parte de los ODM.

Los moradores de las zonas urbanas tienen más probabilidades de contar con agua y salubridad que los que residen en zonas rurales, así como los ricos tienen más oportunidades de tener acceso a dichos servicios que los pobres.  Según Menon, “al ritmo actual no conseguiremos la meta mundial de saneamiento de 8 por ciento, esto representa 500 millones de personas.  Brocklehurst, sin embargo, advirtió que las nuevas metas para después de 2015 se tendrían que elaborar de forma que estimulen a los gobiernos para que consideren en primer lugar a los pobres, a los vulnerables y a los marginalizados.  Recalcó que el agua, salubridad e higiene deben ser parte de las metas futuras, de modo que se cree el impulso para un acceso universal.

Menon observó que la ayuda internacional para agua y salubridad fue de mil millones de dólares (cifra muy inferior a los miles de millones de dólares destinados al combate del fraudulento “calentamiento global”).  Por si fuera poco, la información de los países en desarrollo sobre agua y saneamiento mínimo no son claras, pero dejan ver que ningún gobierno subsahariano ha destinado ni el 0.5 por ciento de su PIB a tales sectores.

 

 





x

Check Also

A craca neoliberal e o exclusivo “capitalismo sem risco” brasileiro

No final de março, quando já havia certeza sobre o grande impacto da pandemia de ...