El banco de los BRICS listo para despegar

La quinta reunión cumbre del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y África del Sur) deberá abordar el proyecto más ambicioso del grupo hasta ahora: la creación de un banco de fomento, independiente de las estructuras financieras multilaterales existentes -el Banco de fomento de los BRICS, como se le viene llamando. En la reunión, que se realizará los días 26 y 27 de marzo en Durban, África del Sur, deberá anunciarse la decisión del establecimiento de la nueva entidad, quedando el anuncio oficial de su creación para la sexta reunión cumbre del grupo, en 2014 en Brasil. En anticipación de los que deberá ser una zona de actuación destacada de la futura institución financiera, la Unión Africana participará oficialmente como invitada a la reunión.

La propuesta original de la creación del nuevo banco fue hecha por India. Los estudios preliminares, en los que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) ha desempeñado un importantísimo papel, se ha concentrado en el mecanismo de administración y en los esquemas comerciales y financieros del nuevo banco. El gobierno brasileño defiende que el banco tenga un cuerpo técnico pequeño y ágil y, principalmente, que no exija la adopción de directrices públicas a los receptores de los empréstitos -al contrario del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El capital previsto para el banco deberá ser de 50 mil millones de dólares, 2 mil millones en dinero en efectivo y 8 mil millones en garantías de cada país miembro. Luego de los primeros cinco años de operación, los países miembros podrán considerar nuevas cuotas equivalentes a 10 mil millones de dólares. La preocupación con la igualdad de las cuotas, en la que ha insistido Brasil, se debe al recelo de que China, con su colosal capacidad financiera, pudiese llegar a dominar la institución. Entre los proyectos que podrá financiar el banco destaca una gama de obras de infraestructura, agropecuarias, de investigación y otros.

El Banco de los BRICS surge en un momento crucial de la crisis sistémica mundial, en cuyos acontecimientos podrá desempeñar un papel importante, al proporcionar una innovación fundamental para la reconfiguración del sistema financiero internacional, dominado hoy por los intereses centrados en el eje Wall Street-City de Londres.

No obstante, los creadores del banco han tenido la cautela de apartar cualquier indicio de confrontación, al afirmar que sus intenciones es trabajar en cooperación para suplir y complementar la estructura financiera existente. “No pretende dislocar ni al Banco de Fomento Africano, ni al Banco Mundial o al Fondo Monetario Internacional. Lejos de esto, trabajará con estas instituciones para impulsar el desarrollo y la prosperidad de estas cinco economías emergentes,” afirma en texto oficial del bloque (African Banker, 9/01/2013).

No obstante, de forma previsible, otros representantes de las altas finanzas globalizadas, ya bombardean la iniciativa. En un artículo publicado en marzo de 2012, el columnista financiero del Daily Telegraph londinense, Jeremy Warner, escribió un artículo con el significativo título, “Por qué un banco de los BRICS para rivalizar con el FMI está condenado al fracaso.”

“(…) Quieren sus propias instituciones y su propia voz. Pero ¿qué tan serio es este desafío a la hegemonía monetaria occidental? Quitando la corrupción, el incierto, ó total ausencia del mando de la ley, renta per cápita y expectativa de vida relativamente bajas, no parece haber mucho que una a esta disparatada colección de naciones… He observado esas reuniones de las naciones del BRICS y tengo que decir que no son tan impresionantes. Tienen muy poco sentido de propósito común y de identidad entre ellas. En realidad hacen que la Unión Europea sea un ejemplo de calma y armonía. De día hablan en un tono grandilocuente de medidas multilaterales para cambiar el campo de juego de las naciones más pobres, pero, al llegar la noche, traman vergonzosamente contra los otros, con frecuencia, al lado de sus supuestos opresores económicos de Occidente. No hay virtualmente nada que los una, como no sea el resentimiento y las sospechas de un monopolio occidental, algunas de las cuales son justificadas y otras no.”

En África, en especial, la creación del banco se espera con gran expectativa, y se ve como “una declaración de independencia de la comunidad de naciones emergentes”. Para el vice ministro de Relaciones y Cooperación Internacional sudafricano, Ebrahim Ebrahim, el Banco deberá, “entre otras cosas… apoyar iniciativas de fomento entre los mercados emergentes y los países en desarrollo, para dar soporte a un nuevo modelo de cooperación y financiamiento Sur-Sur” (Mail & Guardian, 25/01/2013).

Por encima de toda consideración, la creación del “Banco de Fomento de los BRICS” tiene un enorme potencial para la consolidación de una punto de vista diferente en lo que toca al apoyo al progreso, en particular en el continente africano, blanco de una nueva embestida por sus enormes recursos naturales. No es casualidad que el título oficial de la reunión de Durban sea “Los BRICS y África -Sociedades para la integración y la industrialización.” El ministro sudafricano para la Inspección del Desempeño, Evaluación y Administración, Collins Chabane, dijo: “Deseamos alinear los intereses (de los BRICS) con la agenda de integración de África, y no nada más enfocarnos en el acceso a nuestros recursos” (Russia & India Report, 4/02/2013).

En la misma línea, el analista indio Aurobinda Mahapatra sintetiza la analizó que la actuación de los BRICS en África podrá tener una dimensión muy superior a los meros aspectos económicos y comerciales.

“(…) La participación de la Unión Africana en la reunión de África del Sur puede proporcionar a los países del BRICS una oportunidad de importancia para el compromiso colectivo a favor del progreso económico, la estabilidad y el buen gobierno… El compromiso multidimensional entre los países del BRICS y África no sólo fomentará el progreso de la región, también tendrá un efecto moderador sobre las fuerzas radicales y disgregadoras. El compromiso activo del grupo en el continente puede, también, ayudar a promover el buen gobierno, sociedades técnicas, instrumentos comunes para el combate del terrorismo y la piratería marítima y, en un grado más alto, apoyar la paz y la seguridad mundiales”.

x

Check Also

A craca neoliberal e o exclusivo “capitalismo sem risco” brasileiro

No final de março, quando já havia certeza sobre o grande impacto da pandemia de ...