Control de impuestos y de gastos gubernamentales

“Desde 1215, cuando las clases inglesas lograron poner la “Carta magna” fuera el poder del rey Juan sin tierra, los pueblos de Europa han alcanzado, paso a paso, el dominio sobre los impuestos y el gasto gubernamental. El derecho del Parlamento sobre los asuntos presupuestales es el corazón de la misma democracia.” La referencia a la historia de la Carta magna, sería en sí misma insignificante, a no ser porque se empleo recientemente en un artículo escrito por el doctor Stefan Homburg, profesor de finanzas públicas de la Universidad Leibniz de Hannover. La referencia histórica que se hace en el artículo, publicado el 29 de julio Frankfurter Zeitung am Sonntag se presenta en el marco del debate sobre el tratado del Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM, por sus siglas en inglés). El profesor Homburg fue asesor de los demandantes que llevaron su queja contra el paquete permanente de rescate ante el Tribunal Superior de Justicia alemán de Karlsruhe. El tribunal tendrá que decidir a mediados de septiembre sobre las demandas contra el Mecanismo de Estabilidad Europeo.

En buen castellano: es claro que el comercio y la moneda europea, tienen que estabilizarse para luego fomentarlos. Una crítica como la elevada por el presidente de los 17 estados europeos, Jean Claude Juncker, en una entrevista publicada por el Süddeutsche Zeitung del 29 de julio sencillamente refleja cuan intensas son las presiones sobre la crisis internacional de la deuda. Juncker advirtió en la entrevista sobre la posible “desintegración” de la eurozona y rechazó tajante la palabrería proveniente de los representantes políticos alemanes (en particular de Baviera) que siguen regurgitando que Grecia debe abandonar el euro.

Este debate distrae en parte los temas verdaderos: ¿Qué va a pasar con el rembolso de las deudas internacionales? ¡Qué va a pasar con los grandes bancos, con las instituciones financieras (también de Alemania), con las agencias calificadoras de riegos y con los fondos de riesgo (City de Londres, Wall Street) que están o estuvieron metidas en la manipulación de las tasas de interés (Libor) y que reclaman para ellos el poder de destruir las soluciones para la estabilidad europea?

La referencia histórica de la lucha de las clases inglesas en el siglo 13 es notable porque obliga a ver de una forma diferente el poder del Estado y los derechos de los ciudadanos. Las tesis del profesor Homburg son claras en el título de su artículo, en el que analiza a detalle el texto del tratado: “Ahorrar sin fin. La explosiva observación sobre el esquema de rescate del ESM se encuentra en letras pequeñas: No hay límite para la responsabilidad. Y el parlamento será despojado de su poder.”

Bien hasta ahora. Pero esa escala tan pequeña de crítica no responde al problema de poder al que se enfrenta actualmente el gobierno de Berlín: se tiene que poner un límite al poder de los que mueven los “mercados” globales y a los que tratan de hacer ganancias con la especulación. Se tiene que incluir al parlamento en la solución. Lo que no es aceptable es tratar de justificar las redobladas medidas de emergencia con el argumento de que se trata de ataques especulativos. El círculo vicioso se tiene que romper. Europa puede recuperar su prestigio a los ojos de sus ciudadanos si corrige tajantemente a los actores de la especulación mundial.

El profesor Homburg, al final de su artículo, reflexiona sobre las consecuencias que pueden presentarse si el Tribunal Superior alemán le da luz verde al ESM sin modificaciones: “Sería desafortunado. Con respecto a los muchos miles de demandas constitucionales, él, en particular, señala los innumerables foros de internet en los que los jóvenes en especial “debaten sobre la amenazadora transformación de las democracias europeas en una plutocracia gobernada por la industria financiera.”

x

Check Also

A craca neoliberal e o exclusivo “capitalismo sem risco” brasileiro

No final de março, quando já havia certeza sobre o grande impacto da pandemia de ...