¿Para qué legalizar el consumo de drogas en México?

Amplios sectores de la sociedad civil, opinión pública y altos exfuncionarios de Gobierno han propuesto abiertamente en México la legalización de las drogas.

Si bien hasta la fecha a nivel legislativo federal no se ha manifestado una tendencia hacia la despenalización del porte y consumo de pequeñas cantidades, factores recientes podrían influir en estos momentos para que México avance hacia una regulación del mercado y consumo de marihuana: la legalización del cannabis para uso recreativo en dos estados de los Estados Unidos, y la regulación del mercado de cannabis en el Uruguay, se dice que impulsada por el mismo narco, pesan en una opinión pública desinformada. La instauración del debate sobre la legalización del cannabis en Ciudad de México en 2013, considera reformas en las políticas dirigidas a los usuarios.

No obstante, la despenalización del cannabis sólo tiene el apoyo del 37% de la población, y solamente un 32% dijo estar de acuerdo con la política uruguaya de regulación del cannabis, según un estudio reciente de Asuntos del Sur.

Leyes de drogas vigentes en México

La legislación para las drogas en México está establecida en la Ley General de Salud de 1984, junto con lo que en materia de drogas establece el Código Penal Federal luego de las reformas de 1994. Además, en 1996 se creó la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, que elevó exponencialmente las penas por cualquier delito que se considera cometido en asociación delictuosa. También, el 21 de agosto de 2009 entró en vigor un decreto que reforma la Ley General de Salud, el Código Penal Federal y el Código Federal de Procedimientos Penales. El decreto se conoce como Ley de Narcomenudeo, dado que su principal objetivo es combatir la modalidad del comercio de drogas al por menor. El decreto determina también cantidades máximas de las diversas sustancias permitidas para el consumo personal.

No obstante, propuestas de reforma y reformas a las leyes de drogas  se han producido recientemente en el país. Desde mediados de la década 2000 se han presentado varias iniciativas de ley sobre la marihuana en distintas comisiones parlamentarias, dos en el ámbito local (la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y el Congreso del estado de México), y cinco a nivel federal (cuatro en la Cámara de Diputados y una en la Cámara de Senadores). A éstas se suma la propuesta del diputado Fernando Belaunzarán (PRD) presentada en noviembre de 2012 que contempla permisos para plantar la marihuana de consumo personal.

En 2013 varios diputados del PRD en la Asamblea Legislativa anunciaron que impulsarán la despenalización del uso de la marihuana en la ciudad de México. Según el legislador Vidal Llerenas, se trata de regular a los grupos de consumidores para que cuenten con espacios seguros, lugares donde realizar exámenes médicos y suficiente información respecto de los riesgos de consumo. También, cambiar la prioridad de las detenciones, lo que Vidal Llerenas llama una “despenalización efectiva”. Y el senador del PRD, Mario Delgado anunció que pronto se comenzaría a analizar formalmente la posible legalización del consumo de mariguana. Se instalan mesas de trabajo donde participan legisladores, médicos, expertos y consumidores, con el objetivo de elaborar una iniciativa de ley en el próximo periodo de sesiones que inicia en septiembre. El presidente de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo Vieyra (PRI), se pronunció en agosto a favor de normar la marihuana “mediante controles estrictos de su producción, comercialización y consumo”.

El 13 de febrero de 2014 fue presentada a la Asamblea Legislativa del DF la iniciativa para la Reducción de Riesgos y Daños en el Aprovisionamiento y Uso de la Cannabis. Como su título ´sugiere´, esta iniciativa busca poner la protección de la salud, la prevención y el tratamiento como ejes de la política pública, en lugar de la persecución policial de los usuarios de drogas.

Posicionamientos

En el marco de la Cumbre Iberoamericana en Panamá (Octubre 2013), el presidente Peña Nieto dijo estar abierto al debate hemisférico para atender el problema del tráfico y consumo de drogas: “Con respecto a la legalización de las drogas, mi gobierno se ha pronunciado en contra, pero también muy abierto a que en el hemisferio, no sólo en México, hagamos un debate amplio que nos permita hacer valoración y revisión de lo que está pasando hoy en el hemisferio y en el mundo entero”.

El 13 de  febrero del 2014, “Yo Influyo” informaba que Vidal Llerenas Morales, reconocido como de la ala “progresista” de la izquierda, afín a Marcelo Ebrard, buscaría que no sólo fueran 5 gramos los legales, sino que cualquier capitalino pudiera acceder a 35 gramos de esta droga… uno más y ya sería considerada narcomenudeo.

Varias voces ya se manifestaron, como la del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera quién dijo se debe dar un “debate completo” sobre el tema, mientras que el Secretario de Salud del DF, Armando Ahued, sólo comentó que “cualquier droga, sin lugar a duda, no ayuda a la salud de nadie”.

Cabe destacar que para legalizar la marihuana con fines medicinales o no, se necesita modificar la Ley General de Salud, lo cual sólo corresponde a las Cámaras federales. El 15 febrero del 2014, Grupo Imagen publicó que la Secretaría de Salud rechazó la legalización de la marihuana, porque el consumo de esta sustancia es nocivo para la salud, sobre todo en jóvenes, a quienes perjudica con mayor grado en el sistema nervioso, ya que no ha madurado completamente.

En entrevista de “Yo Influyo”, el padre Hugo Valdemar Romero, vocero de la Arquidiócesis Primada de México dijo: “Para empezar las autoridades (no están preparadas). Aquí en México no se controla nada, es una realidad, entonces se pretende con esto hacer una Ciudad de Vanguardia, Vanguardia ¿en qué?, aquí se habla de un 20 por ciento de jóvenes que están en ese problema de adicciones o de consumo al menos de mariguana, cuando en el resto del país no sobrepasa el 4 o 6 por ciento…´




x

Check Also

Brasil: a urgência de um “Momento Hamilton”

Após a família Mesquita, no tradicional “Estadão”, coube aos irmãos Marinho utilizarem um editorial de O Globo ...