El secretario de la Defensa de Brasil, denuncia interferencia extranjera en la cuestión indígena

El secretario de Defensa de Brasil,  Aldo Rebelo, repudió denuncias de que militares pudieran estar violando el derecho de los indígenas en regiones fronterizas. El fue escuchado el pasado miércoles 30 de marzo en la comisión parlamentaria de investigación (CPI) que indaga las gestiones de la Fundación Nacional del Indio (Funai) y del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) en la demarcación de tierras indígenas y comunidades de población negra.

En testimonio espontáneo ante los parlamentarios, el secretario criticó la “manipulación de las causas nobles” hecha por la prensa y por organizaciones no gubernamentales (ONG’s), con la finalidad de situar en bandos opuestos a las Fuerzas Armadas y a la sociedad. El pidió mayor protagonismo del Congreso Nacional para mediar las polémicas que involucran la cuestión indígena.

“El Legislativo, que dio a las poblaciones indígenas todos los derechos y prerrogativas, tiene la responsabilidad de poner un freno a la acción disgregadora de algunas instituciones, así como ONGs, corrientes religiosas y la prensa”, dijo.

Para el secretario, el Estado debe aumentar su presencia en áreas fronterizas, para evitar que el vacío de poder en estas áreas sea llenado con ideas equivocadas e intereses externos.

Rebelo, recordó, en tono de crítica, las acusaciones de abuso sexual de indias por soldados en la frontera de la Amazonia, hechas por un reportaje del New York Times en 2002. El secretario explicó que en ese entonces, visitó las áreas citadas en el reportaje, en nombre de la Comisión de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional de la Cámara, para apresurar las denuncias.

El secretario explicó que los pelotones de las fronteras están formados por un gran número de hombres indígenas y que estos combatientes, durante los períodos de licencia de sus pelotones, reciben naturalmente a sus esposas o enamoradas, también indígenas. Dijo que en la época, eventuales desencuentros entre estas parejas, la prensa los interpretó como una conducta criminal de los militares, y que no quedó acreditada.

“La presencia de las Fuerzas Armadas en las áreas indígenas es una presencia que protege, que lleva atención y asistencia médica y social a estas poblaciones. Este conflicto entre indios y fuerzas armadas es un conflicto artificial y fabricado” aseveró.

El secretario también citó “deshonestas manipulaciones”  que constaban en laudos de la Funai sobre la demarcación de la reserva de Raposa Serra do Sol (RR). Las falsificaciones se apuntaron en el informe de la comisión exterior de parlamentarios que analizó el asunto en 2004. Rebelo afirmó que algunos laudos del Instituto incluían pueblos indígenas originarios de Guyana en el territorio nacional para aumentar el área a demarcarse.

 

Opiniones divergentes

El diputado Glauber Braga (PSOL-RJ) criticó la presencia del secretario en la CPI, que, en su evaluación, legitima los dos poderes dominantes del colegiado: el agronegocio y el latifundio. “Esta comisión ha tenido el papel de herir o disminuir el derecho de aquellos que históricamente tuvieron sus derechos sustraídos”, subrayó.

El diputado Nilto Tatto (PT-SP) dijo que Aldo Rebelo prestó “mal servicio” a la causa indígena al comparecer en la CPI. “El secretario viene aquí y presta un mal servicio, en la medida en que acusa  los indígenas de estar utilizados por un complot internacional. ¿Qué es más perjudicial para la sociedad, la demarcación de las tierras indígenas o el complot internacional en el sector petrolero?”, preguntó.

Para el diputado Domingos Sávio (PSDB-MG), sin embargo, la presencia del titular de la Defensa fue positiva. “Es necesario que haya una pizca de sentido común para que el gobierno, o el que lo suceda asuma de facto su papel”, dijo. Según él, es necesario tomar iniciativa frente a la falta de transparencia de los procesos de la demarcación de las tierras indígenas conducidos por la Funai.

 

Reservas en las fronteras

En respuesta a los diputados Nison Leitao (PSDB-MT), relator en el colegiado, y Valdir Colatto (PMDB-SC), el secretario afirmó no considerar viable una demarcación de reservas indígenas en las fajas fronterizas. “El Indio no quiere más tierra, quiere educación, salud y seguridad” dijo. “La demarcación de áreas en regiones fronterizas, imposibilita la actividad productiva, es una exposición grave y un riesgo para la soberanía del país”, amplió.

Aldo Rebelo también apuntaló que el Ejército debe distanciarse de los conflictos que involucren nacionales y reforzar su actuación en los conflictos que exigen una garantía de ley y orden, como es llamada la medida, prevista en la Constitución, que autoriza a los militares a actuar con poder de policía. Conforme al secretario, esta fue la justificante para  la intervención de los militares en las disputas por tierras indígenas al sur del estado de Bahía, en 2014.

Los diputados Osmar Serraglio (PMDB-PR) y Luis Carlos Heinze (PP-RS) destacaron que la reforma agraria también debe respetar derechos de los pequeños propietarios. Heinze sugirió que el gobierno federal pase a comprar, a precio de mercado, las tierras designadas para la reforma agraria, como medio de resarcir de forma justa  a los antiguos dueños de los terrenos.

 

Demarcación de tierras

La CPI de la Funai  fue instalada en octubre del año pasado y tiene por objetivo apurar las denuncias de hacendados de que el proceso de  demarcación de las áreas anteriormente habitadas por población negra, pasó por alto, muchas veces, registros seculares de propiedades rurales. El colegiado está presidido por el diputado Alceu Moreira (PMDB-RS). Como dimos a conocer en su momento, el periodista

Lorenzo Carrasco, presidente del consejo editorial de este informativo, rindió testimonio ante tal Comisión del Congreso brasileño, el pasado 3 de marzo.

x

Check Also

La miseria de los indígenas se ve como folclor

La Asamblea Legislativa de Mato Grosso del Sur realizó el martes 13 de octubre la ...