China planea un ferrocarril intercontinental Asia-América del Norte

China está considerando la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad que una su territorio con América del Norte. El trayecto del ferrocarril se iniciaría en el Noreste de China, se extendería por Siberia para, luego de atravesar el estrecho de Bering por medio de un túnel, conectarse, desde Alaska, con las redes ferroviarias de Canadá y de Estados Unidos.

El mayor problema de ingeniería del proyecto es el túnel bajo el estrecho de Bering, con una extensión prevista de 200 kilómetros, cerca de cuatro veces el tamaño del Eurotúnel, que se extiende bajo el canal de la Mancha para unir a Francia con el Reino Unido). El periódico China Daily(8/05/2014) asegura que ya existe la técnica necesaria para emplearse en otro proyecto visionario: la construcción de un ferrocarril de alta velocidad que una la región china de Fujian con Taiwán. El periódico informa, además, que los detalles de la obra, que será costeada y ejecutada por chinos, todavía se están definiendo.

En conjunto, el ferrocarril, bautizado como China-Rusia-Canadá-Estados Unidos, tendrá una extensión de 13 000 kilómetros, unos tres mil kilómetros más que el tren Transiberiano ruso que une a Moscú con Vladivostok. Los especialistas prevén que el viaje en total tomará cerca de dos días, con trenes que se moverán a una velocidad promedio de 350 kilómetros por hora. “En este preciso momento estamos conversando. Rusia ya tiene pensado esto desde hace muchos años,” afirmó Wang Mengshu, de la Academia China de Ingeniería (RT, 9/05/2014).

Por otro lado, el periódico inglés The Guardian (8/05/2014) mostró escepticismo ante la información, destacando que ningún otro especialista en ferrocarriles declaró la viabilidad del proyecto, además de señalar las incertidumbres sobre si los gobiernos de Rusia, Estados Unidos y Canadá fueron consultados.

De acuerdo con las fuentes chinas, el ferrocarril China-Rusia-Canadá-Estados Unidos es tan sólo uno de los cuatro grandes proyectos ferroviarios que integrarán físicamente al país asiático con regiones importantes de todo el globo. El primero deberá ser el que conecte Londres, vía París, Berlín, Varsovia, Kiev y Moscú, de donde se dividirá en dos rutas, una con destino a China, vía Kazajistán, y otra con destino a Siberia Oriental. El segundo ferrocarril se iniciará en Urmiqi (extremo Oeste de China) y se tenderá a través de Kazajistán, Uzbekistán, Turkmenistan, Irán y Turquía, y de allí a Alemania. El tercero se iniciará en Kumming, en el Sur del país, y terminará en Singapur, luego de pasar por Vietnam, Camboya, Tailandia y Malasia.

Proyectos para África oriental

Otro gran proyecto ferroviario anunciado por China es la construcción de una línea que unirá el puerto de Mombaza (Kenia) con Uganda, Ruanda, Burundi y Sudan del Sur. El acuerdo para la ejecución de las obras fue firmado el lunes 12 de mayo por el Primer ministro chino, Li Keqiang, y los presidentes de los países africanos. El proyecto está presupuestado en 3 800 millones de dólares.

Según la red Al Jazira (12/05/2014), la primera etapa de las obras será la construcción del ferrocarril que unirá el puerto de Mombaza con Nairobi, para, en la segunda parte, ampliarse a los países vecinos. De acuerdo a los términos del acuerdo firmado esta semana, el Exim Bank of China, banco que financia las exportaciones de China, se encargará de 90 por ciento de los costos de la obra, quedando el resto por cuenta del gobierno keniano.

Este ferrocarril sustituirá la vía de 609 kilómetros existente, construida en el periodo colonial británico.

La empresa Chin Communication Construction será la principal responsable de las obras, que se iniciarán en octubre, con un plazo para su culminación de tres años y medio. En la ceremonia de la firma del convenio entre los dos países, Li Keqiang declaró que el proyecto “muestra que la cooperación entre China y África Oriental está dando beneficios mutuos, y el ferrocarril es una parte muy importante del progreso del transporte.” El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, elogió la cooperación con China y afirmó que esta “está fundad en la confianza mutua” (RT, 12/05/2014).

Mientras China piensa en obras de tales dimensiones, cierto país al Sur del ecuador, igualmente de dimensiones continentales, no logra superar la inercia histórica que ha relegado el transporte a un plano inferior. Si la tendencia prosigue, tal vez, en un futuro cercano, los postulantes a ingeniero ferroviario tendrán que aprender mandarín si quieren seguir carreras en esa especialidad.




x

Check Also

O MPF, a Funai e o fantástico mundo dos “espíritos”

Os indígenas brasileiros poderão agora pleitear indenizações por “danos espirituais” decorrentes de ações dos homens ...