Frente a la escalada militar, se refuerza la unidad del mundo cristiano

Sin duda el mundo enfrenta procesos impredecibles. Luego del cobarde ataque aéreo a Siria del 14 de abril, se gesta un gran momento de unidad del mundo cristiano de Oriente y Occidente. Este es el significado de la declaración conjunta emitida por el Papa Francisco y el patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill, dirigida al mundo para detener la escalada de tensión militar en aquella región y dar pasos para formar un único movimiento de cristianos por la paz, definido así por Kirill.

Es alentador que frente a las potencias agresoras occidentales, nominalmente cristianas, se promueva la unidad de los cristianos para defender principios esenciales de lo que debería ser un orden mundial cooperativo, sin hegemonías arbitrarias en el campo internacional. Es deseable que Occidente en sus aventuras bélicas contra Damasco, “caiga del caballo” y se convierta aceptando un orden de paz.

La iniciativa por la paz mundial encuentro un campo fértil ya que en los dos últimos años la diplomacia entre el Vaticano y la Iglesia Ortodoxa Rusa con relación al conflicto en Siria, y a otros asuntos mundiales se ha intensificado. El acontecimiento más retumbante fue la histórica reunión del Papa Francisco con el Patriarca Kirill realizada en Cuba en el 13 de febrero de 2016, el primer encuentro entre los líderes de dos de las principales ramas del cristianismo desde que ambas se separaron en el año 1054.

El texto de la declaración con fecha del 17 de abril, leído por el metropolita Ilarión, afirma:

“Las continuas acciones militares en Oriente Medio que en los últimos años causaron profundos sufrimientos y se cobraron la vida de miles de personas y obligaron a huir a millones de personas, amenazan con derivar en un conflicto global”.

Los jerarcas declararon en su comunicado que “ante esa terrible amenaza llamamos a todos los líderes mundiales a tomar conciencia de su responsabilidad ante sus pueblos, ante la humanidad, en general, y ante Dios”.

“También nos dirigimos a los países de la ONU y sobre todo a los países del Consejo de Seguridad con el llamamiento de recordar sus obligaciones ante la familia de los pueblos y en nombre de Dios les rogamos para que superen las discrepancias y trabajen juntos para lograr la paz en el mundo”, señala el texto.

El mensaje destaca que el mundo llegó a un límite peligroso, a un fracaso en las relaciones internacionales y en la colaboración.

Según el metropolita Ilarión, los jerarcas de otras iglesias cristianas orientales apoyaron la declaración.

El comunicado fue precedido por un intenso diálogo telefónico entre ambos líderes religiosos, después del ataque de misiles de los EU, Francia y Gran Bretaña contra las supuestas bases sirias de armas químicas. El mismo Kirill informó a la prensa en su residencia en Paredelkino

“Hemos tomado esta iniciativa, sabiendo que los cristianos no pueden permanecer indiferentes frente a cuánto está sucediendo en Siria”, explicó el patriarca ayer en el final de la tarde. “Fue un diálogo muy significativo en favor de la paz. Hemos compartido la común preocupación por la situación de Siria y hemos hablado de cómo los cristianos deban influir sobre esta situación, para hacer de modo que se detenga la violencia, la guerra y no hayan aún más trágicas víctimas, como las que hemos visto en estos días”.

El jefe de los ortodoxos rusos subrayó que el coloquio se realizó por iniciativa del Patriarcado. En el diálogo han tomado parte también los patriarcas de Oriente Medio: Bartolomé de Jerusalén, Teodoro de Alejandría y Juan de Antioquía. “Cada uno de ellos expresó la voluntad de continuar consultándose, para encontrar un modo para hacer cesar los derramamientos de sangre”, agregó Kirill; “es del todo evidente que en Siria las personas están sufriendo. Y el mensaje de la Iglesia al mundo estuvo siempre ligado al anuncio de la paz entre los hombres y de la justicia sobre la tierra. No podemos callarnos, cuando suceden cosas como las de estos días en Siria”.

El patriarca aseguró que “existe el deseo de continuar este diálogo en tiempos brevísimos, quizás esta tarde o mañana, para lograr influenciar de algún modo sobre la situación y frenar la violencia”. Los máximos líderes cristianos de Oriente y Occidente está decididos a unir sus propias energías por la pacificación e impedir una crisis humanitaria en Siria después del ataque de los misiles americanos y de sus aliados, como reafirmó el vocero del patriarca, Aleksander Volkov.

Como lo refirió el Volkov, “el Papa y el patriarca se pusieron de acuerdo para continuar este constructivo diálogo en las próximas horas y también mañana. Nosotros, estamos convencidos que podremos alcanzar el resultado esperado”.

x

Check Also

Patriarca Kiril: “Las leyes occidentales chocan ahora con la naturaleza moral del hombre”

El máximo representante de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kiril, quien celebró este 20 de ...