Francisco arremete contra el lavado de dinero de los bancos

El papa Francisco disparó una fuerte acusación a los componentes del sistema financiero internacional que se dedican al lavado de dinero proveniente del narcotráfico y de otras actividades ilícitas, responsabilizándolos directamente por el flagelo mundial de las drogas.

En el congreso internacional “Drogas: problemas y soluciones de este plaga mundial”, organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias, realizado en el Vaticano los días 24 y 25 de noviembre, Francisco no titubeo en poner el dedo en la herida:

“Sabemos que el sistema de distribución, más aún que la producción, representa una parte importante del crimen organizado, pero un desafío es identificar el modo de controlar los circuitos de corrupción y las formas de blanqueo de dinero. Están unidos, están unidos. Para ello, no queda otro camino que el de remontar la cadena que va desde el comercio de drogas en pequeña escala hasta las formas más sofisticadas de lavado, que anidan en el capital financiero y en los bancos que se dedican al blanqueo del dinero sucio”. (Radio Vaticano, 24 de noviembre de 2016).

En su discurso, el Pontífice definió la droga una “herida” en nuestra sociedad y la dependencia química una “nueva forma de esclavitud”.

“Es evidente que no hay una única causa que lleva a la dependencia de la droga”, sino que son “muchos los factores”: la ausencia de familia, la presión social, la propaganda de los traficantes, el deseo de vivir nuevas experiencias, etc.” afirmó el papa, recordando que “cada persona dependiente trae consigo una historia personal que debe ser escuchada, comprendida, amada y, en cuanto posible, sanada y purificada. Por eso ha advertido de que “no podemos caer en la injusticia de clasificarlos como si fueran objetos o trastos rotos”.

Por otro lado ha reconocido que no es de extrañar que haya tanta gente que caiga en la dependencia de la droga, “pues la mundanidad nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para alcanzar una felicidad efímera, que al final se convierte en veneno, que corroe, corrompe y mata”. La persona “se va destruyendo” y, con ella, a “todos los que están a su alrededor”.

En este contexto, agregó que es “es importante conocer cuál es el alcance del problema de la droga y, sobre todo, la vastedad de sus centros de producción y de su sistema de distribución”. Redes, ha definido el Papa, que posibilitan la muerte de una persona, “la muerte no física, la muerte psíquica, social. El descarte de una persona. Redes inmensas, poderosas, que van atrapando a personas responsables en la sociedad, en los gobiernos, en la familia.

Recordando su propia experiencia en Argentina, el Pontífice citó un caso que ejemplifica la gravedad del asunto. 

Un juez de mi país empezó a trabajar en serio. Tenía varios miles de kilómetros de frontera en su jurisdicción. Trabajar en serio sobre el problema de la droga. Al poco tiempo recibió una foto de su familia, en el correo: “Tu hijo va a tal escuela, tu esposa hace esto…”, nada más. Un aviso mafioso. O sea, cuando se quiere buscar y ascender por las redes de distribución, uno se encuentra con esa palabra de cinco letras: mafia. Pero en serio. Porque, así como en la distribución se mata al que es esclavo de la droga, en la consumación así también se mata a quien quiera destruir esta esclavitud.

En el evento, Yury Fedotov, director de Unodc, la Oficina de la ONU que se ocupa de drogas y crimen, (United Nations Office on Drugs and Crime), indicó que estimaciones de 2013, apuntan que 1 persona de cada 20, en edad comprendida entre los 15 y los 64 años, utilizó al menos una vez una sustancia ilícita, lo que representa un total de 246 millones de personas en todo el mundo.

Ilustrado también el mapa de los países más golpeados por la plaga de la droga: Afganistán, “patria” del opio, donde los productores del cultivo de amapola, además en crecimiento, financian el terrorismo de los talibanes además de crear toxicodependencia, violencia e inseguridad. Los Balcanes, principales canales de tránsito de la heroína que se extiende después en todas direcciones; América del Norte, donde se registra más del 40% del consumo de cocaína global, los principales productores están en Colombia, Perú y Bolivia.

Es relevante anotar que tanto Afganistán como los Balcanes, sobre todo Kosovo, guardan en común ser virtuales protectorados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que ocupa el primero desde 2001 y tiene bases militares en Kosovo, desde la guerra de 1998. Es difícil aceptar que tales actividades se realicen sin por la menos contar con la vista gorda de las autoridades.

x

Check Also

Patriarca Kiril: “Las leyes occidentales chocan ahora con la naturaleza moral del hombre”

El máximo representante de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kiril, quien celebró este 20 de ...