Copiloto de Germanwigns era un “narcisista maligno”

24mar2015-imagem-retirada-de-video-da-afp-traz-detalhe-de-parte-do-estabilizador-vertical-do-airbus-a320-da-companhia-aerea-germanwings-que-caiu-nesta-terca-feira-nos-alpes-franceses-proximo-a-cid

La gran mídia internacional y los gobiernos europeos directamente afectados por la muerte de 150 pasajeros del Airbus de la compañía alemana Germanwings, han tratado de explicar la aterradora acción deliberada del piloto como consecuencia de una enfermedad mental -depresión y tendencia al suicidio. Así, se ha omitido otra explicación que circula entre siquiatras sobre el desvío de personalidad y la conducta moral de Lubitz que presenta todas las características de una tendencia a la malignidad.

Diferente de la versión sicológica admitida entre el medio intelectual europeo dominado por el simplista laicismo radical que no contempla una concepción compleja de la subjetividad de la persona, el renombrado siquiatra español, Francisco Toledo presentó un diagnostico contundente en una entrevista con el diario La Crónica publicada el pasado 30 de marzo, en la que afirma que Lubitz era sobre todo una persona maligna:

“No todos los trastornos de conducta inexplicables tienen que ser un trastorno mental. Hay personas buenas, pero también hay personas malas que no tienen ningún trastorno mental. Para que una persona estrelle un avión no tiene que ser un enfermo mental, tiene que ser una persona mala.

“No creo que tuviera depresión, pues esta enfermedad conlleva una idea de culpabilidad e incluso de autoagresión, pero nunca hacia fuera, nunca hacia los demás. Una persona que se suicida se quita de en medio para no sufrir y para que los demás no sufran. Lo del copiloto no tiene nada que ver con la depresión ni con enfermedades mentales. Todo indica que fue premeditado y responde a una personalidad narcisista de tipo maligno que ha actuado así ante una frustración no superada. Al parecer, él mismo dijo que iba a hacer algo por lo que su nombre sería conocido en todo el mundo y eso es propio de un narcisista maligno, de un trastorno de personalidad. Estos individuos son conscientes de lo que hacen en todo momento. Son malas personas”.

La entrevista completa puede leerse en el sitio web de La Crónica.

Reforzando el diagnóstico de que Lubitz manifestaba una motivación de maldad asesina, el periódico alemán Bild, basándose en miembros del equipo de investigación del caso, afirma que entre los días 16 y 23 de marzo, él se había debruzado en la internet buscando información sobre la seguridad de la cabina del avión y sobre trastornos bipolares y depresión maniaca, usando el apodo de “Diablo del Cielo” (Skydevil).

Como se deduce por las grabaciones de las cajas negras, Lubitz, no permitió la entrada del piloto Patrick Sonderheimer a la cabina blindada del avión, ajustó el piloto automático para estrellar el avión y aumentó la velocidad de la caída, todo a sangre fría.

x

Check Also

Vandalismo contra estatua de Colón, odio al Estado nacional

El monumento a Cristóbal Colón ubicado en el Parque Central de Nueva York amaneció pintarrajeado ...