El mensaje del grupo BRICS

La quinta cumbre del grupo BRICS, celebrada el pasado 27 de marzo en Durban, África del Sur, vista con mucha incertidumbre por el poder financiero mundial, fue un paso significativo en el accidentado proceso de darle al grupo el carácter de convertirse en un polo de poder mundial sustentado en el impulso al desarrollo industrial.

Aunque el entendimiento del futuro del BRICS, tiene altas y bajas, no puede pasar desapercibida la apreciación de Alexander Mezyaev, director de la cátedra de Derecho Internacional de la Academia de Gobernanza de Kazan, Rusia, para quien “el BRICS es un proyecto global único. Su éxito o su fracaso será un éxito o un fracaso para toda la civilización mundial” (Strategic Culture Foundation, 30 de marzo de 2013).

Por otro lado, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, expuso ideas claras: “Los BRICS tienen que ser un organismo de cooperación multilateral entre nuestros cinco países que dé condiciones y dé soporte, apoyo, para que nuestras economías se expandan. ¿Cuál es el gran desafío de los BRICS? Es justamente ampliar su inversión en el área de infraestructura, entendido ahí el sentido amplio de la palabra, abarcando no sólo la logística, que es la carretera, la ferrovía, puertos, aeropuertos, etc. Pero también energía, tanto energía eléctrica como petróleo y gas, así como también la interconexión de banda larga”.

Para el presidente ruso Vladimir Putin, la consolidación del bloque constituye uno de los principales vectores de largo plazo del nuevo “Concepto de Política Externa”, aprobado el pasado febrero, el cual deberá orientar las políticas globales a largo plazo del Kremlin, basadas en las ascensión económica -considerada irreversible- de los países en desarrollo. El documento observa que 2008 fue el año crucial de esta tendencia, cuando el PIB conjunto de los países en desarrollo superó al de los desarrollados por primera vez en la historia (en el mismo año, el consumo de energía de los primeros superó al de los últimos).

En nuevo Concepto establece:

“El establecimiento de los BRICS refleja una tendencia objetiva en el desarrollo global, rumbo a la formación de un sistema policéntrico de las relaciones internacionales, caracterizado cada vez más, por el uso de mecanismos no-institucionales de gobernanza global y diplomacia basada en redes, además de la creciente interdependencia de los Estados…Globalmente, los BRICS son vistos como un nuevo modelo para las relaciones internacionales. (…)

“Una función central del modelo de los BRICS es la intención de reformar una obsoleta estructura económica y financiera internacional del mundo contemporáneo…El objetivo principal es crear un nuevo sistema de monedas de reserva y aumentar el papel de las monedas nacionales en los pagos mutuos entre los Estados BRICS y desarrollar cooperación en el área de los mercados financieros, para aumentar la estabilidad financiera y la interacción eficiente, en base a principios y normas internacionales”.

Igualmente, la declaración de la cumbre en Durban resalta:

“Tenemos el objetivo de desarrollar progresivamente al BRICS en un mecanismo completo de coordinación presente y a largo plazo, sobre una amplia gama de cuestiones-clave de la economía y de la política mundiales. La actual arquitectura de gobernanza global está regulada por instituciones que fueron concebidas en circunstancias en que el panorama internacional en todos sus aspectos era caracterizado por desafíos y oportunidades muy diversas. A medida que la economía global se transforma, estamos comprometidos a explorar nuevos modelos y enfoques con vista al desarrollo más equitativo y crecimiento global incluyente mediante el énfasis en complementariedades y a partir de nuestras respectivas bases económicas “se lee en el texto divulgado por la secretaria de Relaciones Exteriores de Brasil el 27 de marzo pasado.

Además en concreto, dos importantes iniciativas en el área financiera fueron el establecimiento de un fondos de reservas conjuntas por la cantidad de 100 mil millones de dólares, para asegurar un “colchón” de seguridad a los miembros del bloque, en caso de crisis financieras agudas, y la decisión de llevar adelante el “Banco de BRICS”, que el ministro de Hacienda brasileño Guido Mantega espera ver concretizado en la próxima cumbre del bloque, en 2014, en Brasil. La falta de decisión sobre la creación del banco en Durban frustró a los que esperaban una mayor agilidad en la institucionalización del grupo y, evidentemente, dio municiones a sus críticos, quienes apuestan a la heterogeneidad de intereses de los cinco países para obstaculizar una consolidación de los BRICS.

No obstante, la cumbre produjo resultados importantes de impacto potencial en la evolución del bloque y de su influencia en el escenario global. Entre estas, la declaración destaca:

*Apoyo al proceso de “industrialización de los países africanos mediante el estímulo a la inversión externa directa, al intercambio de conocimientos, a la capacitación y a la diversificación de importaciones provenientes de África”, en el ámbito de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD, siglas en inglés).

*Apoyo al reforzamiento del “papel de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), como punto focal del sistema de Naciones Unidas dedicado a analizar los temas interrelacionados del comercio, inversión, finanzas y tecnología a partir de la perspectiva del desarrollo. El mandato y la acción de la UNCTAD son únicos y necesarios para bregar con los desafíos del desarrollo y el crecimiento de una economía global cada vez más interdependiente”.
*Reconocimiento del “importante papel que las empresas estatales desempeñan en la economía. Incentivamos a nuestras empresas estatales a explorar formas de cooperación, intercambio de información y mejores prácticas”.

*Reconocimiento del” papel fundamental jugado por las Pequeñas y Medianas Empresas (PMEs) en las economías de nuestros países. Las PMEs son importantes creadoras de empleo y riqueza. A este respecto, vamos a explorar oportunidades de cooperación en el campo de las PMEs y reconocemos la necesidad de promover el diálogo entre los respectivos Ministerios y las agencias responsables por el tema, en particular con vistas a promover el intercambio y la cooperación internacional y el incentivo a la innovación, la investigación y al desarrollo”.

En el campo de los conflictos internacionales, la declaración resalta:

*”El papel central de la Unión Africana (UA) en la resolución de los conflictos en África” además de “una profunda preocupación por la inestabilidad que se extiende en el Norte de África, en particular en el Sahel y en el Golfo de Guinea”.

*Una “profunda preocupación por el deterioro de la seguridad y de la situación humanitaria en Siria”, para lo cual “El Comunicado Conjunto del Grupo de Acción de Ginebra (y no la desastrosa iniciativa de la Liga Árabe, de reconocer a los insurgentes sirios como los legítimos representantes del país -n.e) ofrece una base para una resolución de la crisis siria y reafirmamos nuestra oposición a cualquier militarización ulterior del conflicto…Un proceso político encabezado por los sirios y conducente a una transición sólo podrá ser alcanzado mediante un amplio diálogo nacional que atienda las legítimas aspiraciones de todos los sectores de la sociedad siria y al respeto por la independencia, por la integridad territorial y por la soberanía de Siria, como lo expresó el Comunicado Conjunto de Ginebra y las resoluciones pertinentes del CSNU (Consejo de Seguridad de Naciones Unidas)”

*Saludamos la admisión de Palestina como Estado observador en Naciones Unidas. Estamos preocupados por la falta de progreso en el proceso de paz en Oriente Medio e instamos a la comunidad internacional a ayudar a que Israel y Palestina trabajen en dirección a una solución de los dos Estados, con un Estado Palestino contiguo y económicamente viable, existiendo lado a lado y en paz con Israel, dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas, basadas en aquellas existentes el 4 de junio de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital. Estamos profundamente preocupados por la construcción de asentamientos israelíes en los Territorios Palestinos Ocupados, lo cual configura una violación del derecho internacional y es perjudicial al proceso de paz.”

*”Creemos que no hay alternativa a una solución negociada a la cuestión nuclear iraní. Reconocemos el derecho de Irán al uso pacífico de la energía nuclear, coherente con sus obligaciones internacionales, y apoyamos una resolución de las cuestiones involucradas por medios y diálogos políticos y diplomáticos, incluyendo a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), e Irán, y de acuerdo con las disposiciones de las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y coherente con las obligaciones de Irán resultantes del Tratado de No-Proliferación de Armas Nucleares (TNP). Estamos preocupados por las amenazas de acción militar, así como por las amenazas de sanciones unilaterales. Tomamos nota de las conversaciones recientes realizadas en Almaty y esperamos que todas las cuestiones pendientes relacionadas al programa nuclear iraní sean resueltas por discusiones y medios diplomáticos”.

x

Check Also

Santa Sofia e Jerusalém, duas faces da mesma moeda do “choque das civilizações”

Em 10 de julho, o presidente turco Recep Erdogan anunciou em cadeia nacional de televisão ...