Rarezas en la pandemia

MSIa Informa, 20 de noviembre de 2020.- La pandemia de covid 19 empobreció a cientos de millones de personas en todo el mundo, pero, al mismo tiempo, contribuyó bastante para enriquecer aún más a algunas centenas de magnates ya súper-ricos de por sí.

De acuerdo con un reciente estudio, “Cabalgando la tempestad” (Riding the storm) divulgado por el banco suizo UBS en conjunto con la consultora Price WaterhouseCoopers, una auditoría de muchas de las mayores multinacionales del planeta, la riqueza de las 2 189 personas pasó de 8 billones de dólares, a inicios de abril, hasta 10.2 billones, en junio. Es decir, en menos de cuatro meses, y a mitad de la mayor turbulencia económica, social y de salud de la historia de la humanidad, fuera de las dos guerras mundiales, su riqueza creció ¡más de 25%! Un número impresionante y alucinante. Resaltamos que, según el informe, hacia finales de 2017, aquella cantidad de riquezas, ya había llegado a 8.9 billones de dólares, pero había sufrido una reducción significativa en 2019 y, principalmente, en los primeros meses de 2020.

En seguida, en cuanto las economías de todos los países se contraían, el “carrusel” retomó su giro con gran estilo, aprovechando la inundación de liquidez regada por los bancos centrales y gobiernos.

Entre estos multimillonarios, destacan la de los sectores de las nuevas tecnologías, con un aumento promedio de 42.5%; salud, con un 50.3%; tecnologías de la información y, por supuesto ventas on-line.

Geográficamente, en China, la masa aumento 1 146%; Francia, 439%; y en los Estados Unidos, 170%.

En este sentido, la ONG internacional Oxfam, estima que los 2 mil megabillonarios del mundo detentan 60% de toda la riqueza global, equivalente a la de más de 4 500 millones de personas, más de la mitad de la población mundial. Según la ONG, en 2020, las 32 mayores multinacionales del planeta experimentarán un aumento de hasta 109 mil millones de dólares en sus ganancias.

De acuerdo con el American Institute for Policy Studies, de marzo a octubre de 2020, la riqueza de 655 millonarios estadounidenses aumentó en 931 mil millones de dólares. Por ejemplo, la fortuna personal de Jeff Bezos, presidente ejecutivo de Amazon, aumento en 193 mil millones de dólares, 70% en siete meses, mientras la de Elon Musk, el maestre del imperio tecnológico Tesla/Space X sobrepasó los 91 mil millones. Con un aumento de cerca del 273% en el mismo período.

Al mismo tiempo, es relevante observar que las acciones de los cuatro mayores bancos estadounidenses –JP Morgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fardo- están 20-50% por debajo de los niveles de 12 meses atrás. Esto revela un gran problema del sistema bancario, a pesar de que las bolsas de valores más importantes se han mantenido, aunque de forma artificial, en los niveles más elevados de capitalización.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también está preocupado. Su último informe sobre “Las perspectivas económicas mundiales” reconoce que la pandemia “causó una crisis económica global sin precedentes” y que, en 2020, habrá una gran contracción económica global. Al apreciar el hecho de que los bancos centrales ha inyectado 7.5 billones de dólares en liquidez, más 12 billones en estímulos fiscales y varios tipos de ayuda de todos los gobiernos, el Fondo teme la tendencia de la gigantesca “burbuja de deuda”, tanto soberana, de los Estados, como corporativa, de las empresas.

Obviamente, quien más sufre son los más débiles y vulnerables –las decenas de millones de personas que han perdido sus empleos y las numerosas empresas pequeñas y medianas en riesgo de quiebra, en los llamados países avanzados, sin mencionar los muchos países pobres y economías emergentes enfrentados a colapsos y quiebras a gran escala.

El aumento de riqueza de algunos, choca, inevitablemente con el crecimiento exponencial de la pobreza en el mundo. El Banco Mundial estima que, por primera vez en 20 años, habrá un aumento significativo de la pobreza extrema en 2020, posiblemente afectando hasta el 9% de la población mundial. Como se sabe, la pobreza extrema se define cuando un individuo tiene que vivir con menos de 1.90 dólares por día.

El Programa Mundial de Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas (PMA), acreedor del Premio Nobel de la Paz de este año, teme por el riesgo de una “hambruna de proporciones bíblicas”. De acuerdo con la organización, 7 millones de personas ya han muerto de hambre este año y, si la pandemia no es controlada, el número podría multiplicarse por cinco. Y no es ninguna sorpresa la constatación de que el 60% de las personas más afectadas están en áreas de conflictos bélicos. Recordemos que 500 millones de personas viven en áreas desestabilizadas que se extienden desde el Sahel hasta el Oriente Medio.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, alertó también sobre la “amenaza del hambre”, especialmente, en muchas áreas de África, donde los bloqueos producirán efectos muy negativos para productores, distribuidores y consumidores. Por otro lado, en el continente, cerca del 80% de los alimentos son producidos localmente. Una condición positiva, pero solamente en tiempos de paz y estabilidad. Caso contrario, la inseguridad alimentaria, combinada con otras formas de especulación, hace que los precios suban. En muchos países subsaharianos, en los últimos meses, hubo una inflación de cerca del 15% en los precios de los alimentos básicos.

Los datos, por desgracia, confirman las dramáticas desigualdades entre continentes, países y pueblos. Ellos cuestionan, especialmente, a los gobernantes de los llamados países avanzados, en cuanto a la necesidad y urgencia de una política global comprometida con el bien común, capaz de generar mejores convicciones de vida y paz en todas las partes del mundo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

quince − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

El problema de las “empresas zombis” en la pos-pandemia

MSIa Informa, 8 de octubre de 2020.-Después de la Gran Crisis de 2008, el fenómeno ...