Los muros que la pandemia está ayudando a derrumbar

MSIa Informa, 11 de febrero de 2021.- La lucha contra la pandemia de Covid-19, con la afanosa búsqueda de una vacuna efectiva para la inmunización de la población mundial, abre una gran oportunidad para la construcción de una base de cooperación para el combate efectivo de esta y otras enfermedades epidémicas, así como el hambre, profundizada por la diseminación del coronavirus y que constituyen las verdaderas emergencias globales. En esencia, presenciamos un momento para dar una sustentabilidad real a una creciente población humana –la suprema responsabilidad de todas las naciones.

Es evidente que el crecimiento poblacional, la urbanización y el progreso socioeconómico no son los factores causantes de semejantes problemas, como se empeñan en demostrar las personalidades neomalthusianas que proponen el “Gran Reset” de la economía mundial o el llamado “capitalismo incluyente”, sino la inequidad bíblica provocada entre la población mundial por la globalización financiera, que clama hacia los cielos.

En anuncio hecho en agosto pasado por el presidente ruso Vladimir Putin sobre el registro de la vacuna Sputnik V, podría ser el paso inicial de un orden mundial cooperativo, derrumbando el muro de desconfianza levantado por los EUA y las potencias de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Desde la caída del Muro de Berlín, en 1989, la política de contención de Rusia y su sustitución por un nuevo muro “rusofóbico”, para evitar la cooperación entre la Federación Rusa y la Unión Europea, es uno de los pilares centrales de la estrategia geopolítica de las elites oligarcas occidentales.

Coincidencia o no, pocos días después del registro de la vacuna, ocurrió el supuesto envenenamiento del militante político ruso Alexei Navalny con un agente químico militar, el Novichok, el mismo al que se atribuyó el igualmente mal explicado envenenamiento del ex-oficial de inteligencia ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, en el Reino Unido, en 2018. A pesar de reiteradas peticiones de pruebas concretas por Moscú los médicos que trataron a Navalny en Alemania, a donde fue remitido por deferencia del Kremlin, estas nunca se proporcionaron.

Navalny, quien atribuyó al Kremlin su supuesto envenenamiento, es una estrella artificial de la oposición a Putin, con más prestigio en las capitales de la OTAN que en su propio país, donde apenas consiguió registrar a su partido político.

Por otro lado, el avance de la pandemia, con la aparición de nuevas cepas más agresivas del coronavirus Sars-Cov-2, está obligando a un rápido cambio de mentalidad de ciertas instituciones occidentales. El 2 de febrero, la revista médica británica The Lancet divulgó los resultados preliminares de las pruebas de la Fase 3 de la Sputnik V. Las pruebas con más de 20 mil voluntarios registran una eficacia general del 91.6% en prevención de los casos más leves de la enfermedad, llegando al 100% de los casos más agudos (es decir, entre los 8.4% de los voluntarios que contrajeron la enfermedad después de la vacunación, ninguno llegó a la fase más crítica. La vacuna demostró una capacidad de protección contra el Sars-Cov-2 después de 18 días de la primera aplicación y se mostró capaz de reducir considerablemente la incidencia de la enfermedad incluso con una dosis única. Además, exige temperaturas de almacenamiento de solamente -18 grados centígrados, compatibles con la mayor parte de los sistemas de refrigeración existentes en el mundo, contrario a sus equivalentes de las empresas Pfizer y Moderna, las cuales necesitan -70 grados centígrados.

La revista concluyó la presentación del artículo afirmando: “El desarrollo de la vacuna Sputnik V ha sido criticado por la prensa de inadecuadas, etapas no cumplidas y ausencia de transparencia. Pero los resultados aquí relatados son claros y el principio científico de vacunación quedó demostrado, lo cual significa que otra vacuna ya se junta a la lucha para reducir la incidencia de la Covid-19”.

De forma significativa, Alemania no espero la publicación en la revista para ofrecer a Rusia su apoyo para lograr la licencia de la vacuna en la Unión Europea y su producción. “Además de todas las diferencias políticas, que son realmente grandes, no obstante, podemos trabajar juntos en una pandemia, en un área humanitaria”, dijo la canciller Angela Merkel, el pasado 21 de enero.

La decisión alemana se suma a una serie de acuerdos para la fabricación y aplicación de la Sputnik V por diversas naciones, algo que podría abrir las puertas para la deseada cooperación mundial.

En paralelo con la cooperación sanitaria entre Rusia y Europa Occidental, está la conclusión del gasoducto Nord Stream 2, símbolo de la asertividad rusa en ofrecer una alternativa cooperativa y no hegemónica para el abastecimiento energético europeo a largo plazo. Se trata de una obra de 11 mil millones de dólares y 1 100 kilómetros, de los cuales faltan solamente 159, con capacidad para transportar 55 mil millones de metros cúbicos de gas natural por año, desde Rusia hacia Alemania y otros países europeos. El proyecto tiene cinco socios: la rusa Gazprom, la angloholandesa Royal Dutch Shell, la alemana E.=N, la austríaca OMV y la francesa Engie.

No obstante, todo este impulso cooperativo, con efectos positivos, inclusive, para la paz mundial, los EUA desde el alto de su colina “excepcionalista”, se oponen ferozmente a la empresa, no solamente para evitar las ventajas cooperativas para Rusia y sus socios europeos, sino para mantener el alejamiento de los dos lados, ofreciendo a cambio una alternativa energética más costosa de su gas natural licuado.

Las presiones de Washington llegaron a un paroxismo en los últimos días, con la prisión y el juicio de Navalny, quien retornó a Moscú el 18 de enero, después de una temporada de cinco meses en Alemania, El 2 de febrero, se le condenó a 30 meses de prisión, por haber violado los términos de una sentencia en suspenso anterior, referente a un caso de desfalco en 2014 (en realidad, la justicia rusa determinó que cumpliera el restante de la sentencia suspendida).

En una demostración del interés occidental por el caso, 20 diplomáticos de EUA, Reino Unido, Polonia, Letonia, Lituania y Austria acompañaron el juicio en el tribunal. El inusitado hecho llevó al portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mria Zakharova, a observar con ironía. “Esto no es solamente una interferencia en los asuntos internos de un Estado soberano. Es una admisión del feo e ilegal papel del Occidente colectivo en intentar contener a Rusia…Yo no puedo descartar que ellos estaban allá para supervisar el destino de los millones de la OTAN (británicos y estadounidenses) inyectados en actividades ilegales en territorio ruso” (RT, 2 de febrero de 2021).

Navalny aparte, la disponibilidad de la vacuna y el apoyo alemán podrían crear un ambiente favorable a una mejora de la posición de Rusia, contribuyendo a desgastar el muro de la “rusofobia”. Además de esta, la pandemia está contribuyendo a desgastar otro muro considerado fuerte, el de la globalización financiera de las últimas décadas, al exponer sin disfraz los problemas causados por la concentración de la producción de insumos, materiales y equipo médico en unos pocos países con costos de producción más reducidos. Cuestión en la cual países como México y Brasil constituyen un buen ejemplo, presentándose a años luz de la autosuficiencia de la producción de vacunas, y no solamente contra la Covid-19, debido al brutal proceso de desindustrialización que los ha caracterizado desde la década de 1980, cuando, por ejemplo, Brasil llegó a producir más de la mitad de los ingredientes farmacéuticos activos (IFA) necesarios, hoy no pasando de un 5%.

La era de la cooperación es ahora

En su reciente discurso en el Foro de Davos, Putin observó con propiedad:

“Realmente, es difícil dejar de observar los cambios fundamentales en la economía, política, vida social y economía globales. La pandemia del coronavirus…que se convirtió en un serio desafío para la humanidad, solamente agravó y aceleró los cambios estructurales, las condiciones para las que se crearon hace mucho tiempo. La pandemia exacerbó los problemas y los desequilibrios que antes se acumularon en el mundo. Y hay todas las razones para creer que las diferencias, probablemente, crecerán. Estas tendencias podrían surgir en prácticamente todas las áreas.

“No es necesario decir que no hay paralelos directos en la Historia. Sin embargo, algunos especialistas –y respeto su opinión- comparan la actual situación a la década de 1930. Se puede o no estar de acuerdo, pero ciertas analogías son sugeridas por muchos parámetros, inclusive la naturaleza sistémica y totalizadora de los desafíos y amenazas potenciales.

“Estamos viendo una crisis de los modelos e instrumentos anteriores de del desarrollo económico. La estratificación social está aumentada, tanto globalmente, como en los países individuales…Pero, esto, por su cuenta, está causando hoy una aguda polarización de las perspectivas públicas, provocando el crecimiento del populismo, del radicalismo de derecha y de izquierda y otros extremos, y la exacerbación de las presiones políticas domésticas, inclusive en los países más avanzados.

“Todo esto está afectando, inevitablemente, la naturaleza de las relaciones internacionales y no las está volviendo más estables o previsibles. Las instituciones internacionales se están volviendo más débiles, los conflictos regionales surgen uno tras otros, y el sistema de seguridad global se está deteriorando”.

Al final, Putin resaltó que, a pesar de las diferencias y de los choques de intereses entre los países, en momentos críticos, la humanidad no dejó de reunir sus esfuerzos para enfrentar los grandes retos”. “Creo que este es el período que vivimos hoy”, concluyó (Kremlin, 27 de enero de 2021).

De hecho, la pandemia solamente profundizó los problemas creados por los “virus” de la globalización financiera y de la hegemonía unipolar. Para estos, el único “antídoto” es el establecimiento de un cuadro cooperativo y no hegemónico, para promover relaciones internacionales cimentadas en la cooperación entre Estados nacionales soberanos, buscando un ambiente global de desarrollo compartido.

x

Check Also

En retroceso estratégico global Estados Unidos vuelve su artillería pesada al Amazonas

MSIa Informa, 11 de febrero de 2021.-Es muy claro que el retroceso estratégico global de ...