Valdai en tiempos de pandemia: fragmentación global o “nuevo orden mundial”

MSIa Informa, 6 de noviembre de 2020.-La décimo séptima reunión del Club de debates de Valdai se realizó en Moscú entre el 20 y el 22 de octubre en condiciones restringidas por la pandemia de covid-19. El tema general fue, precisamente, “Las lecciones de la pandemia y un nuevo plan: ¿Cómo transformar la crisis mundial en una oportunidad para el mundo?”. La reunión se organizó en cinco sesiones y un debate plenario con el presidente ruso, Vladimir Putin. A pesar de haber pocas personas reunidas en la sala, la mayoría de las conferencias y de los debates con especialistas de Rusia, China, Corea del Sur, Australia, Alemania, Estados Unidos y otros países se trasmitieron en vivo por video. Algunos de los temas fueron: Los efectos de la pandemia en la economía el comercio mundial; ¿habrá más “desglobalización” y fragmentación?; ¿Habrá más competencia internacional por el poder, centrada en Estados Unidos y China, o un camino a otras “plataformas de cooperación multilateral?”.

Otras sesiones analizaron el combate de la pandemia, las futuras guerras tecnológicas y la interconexión entre la pandemia y el cambio climático, significativamente titulado: “El clima a escala mundial, plan y neocolonialismo del carbono”. Este último se centró en la cuestión del “ciclo del carbono”, donde Rusia podría desempeñar un papel central en el manejo de la captura de carbono. El consenso fue que, aunque haya una comunicación abierta entre la comunidad científica de Oriente y de Occidente, el problema lo crean con frecuencia los políticos de Occidente, que se concentran tan sólo en el “acuerdo verde” (“Green Deal”), sin tomar en cuenta el papel que Rusia, con su potencial para la silvicultura y la energía nuclear, podría desempeñar en el futuro.

¿Guerra fría 2.0?

La sesión “Guerra fría 2.0” se dedicó a los conflictos estratégicos emergentes, con énfasis en la rivalidad EEUU-China. Algunas preguntas claves fueron: ¿Es posible una bipolaridad? ¿Qué significaría esto para otros actores en la arena internacional? ¿Cómo sería el enfrentamiento? ¿Cuáles son las oportunidades de llegar a un equilibrio en las relaciones bilaterales? La sesión fue moderada por Tomofei Bordachev, director de Programas del Club de debates de Valdai. Durante el debate, varios especialistas disertaron sobre la “declinación” del modelo de financiamiento neoliberal de Estados Unidos, en contraste con el modelo económico chino, capaz de “organizar la producción” y además participaron integrantes de organismos multilaterales como el BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghái, y el creador del Banco Internacional de Infraestructura Asiática (AIIB).

Todos los conferencistas criticaron vehementemente la política de sanciones de Estados Unidos, como las decretadas contra Irán, dirigida no sólo contra europeos y contra empresas, sino también contra todos los países de Asia con lazos comerciales más fuertes con Irán, como es el caso de Indonesia, India, China y otros. El diputado ruso ViacheslavNokonov, del Comité de Ciencias y educación de la Duma, subrayó que “enfrentamos la ronda 34 de sanciones”, pero, afirmó, a largo plazo, China y Rusia están “mejor equipadas que en la era de la Unión Soviética”, además, dijo, el sistema estadounidense es disfuncional.

En una sesión con algunos de los principales científicos rusos, como el director del Instituto de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexander Gintsburg, se analizaron detalles sobre la vacuna para el coronavirus “Sputnk V”, que está en la tercera y penúltima fase de pruebas clínicas. Según KirillDimitriev, CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa, que apoya las investigaciones del instituto, existe la expectativa de que hasta el 70 por ciento de la población rusa esté vacunada en los siguientes 10 ó 12 meses. Según él, Rusia está trabajando en estrecha cooperación con países como Brasil, Venezuela, Arabia Saudita y Corea del Sur. Gintsburg también comentó la opinión favorable de la revista científica británica The Lancet sobre las investigaciones rusas de vacunas, a pesar de que muchos medios de comunicación intentaron minimizar su importancia. “El conocimiento fundamental pertenece a la humanidad”, afirmó

Putin y el papel del Estado en el nuevo orden que emerge

La pandemia fue también el tema central del discurso de Putin, quien resaltó el papel vital del Estado. El presidente ruso observó que “la lucha contra la amenaza del coronavirus mostró que sólo un Estado viable puede actuar de forma efectiva en una crisis, a pesar de que muchos afirmaron que el papel del Estado en el mundo global está disminuyendo y que, en el futuro, será sustituido por completo por lagunas otras formas de organización social”. Putin destacó que “nosotros siempre consideramos un Estado fuerte como una condición primordial para el desarrollo de Rusia. (…) Lo que hace fuerte a un Estado es la confianza que los ciudadanos depositan en él. La confianza es la base más sólida del Estado”.

Otro problema abordado fue el del nuevo orden mundial que podría emerger luego de la pandemia. Como dijo, “es importante preservar los mecanismos básicos de mantenimiento de la seguridad internacional, que se muestran eficaces, es decir, Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad y el derecho de veto de los miembros permanentes”. Se refirió a su discurso en la apertura de la Septuagésima quinta Asamblea general de Naciones Unidas: “La preservación de los fundamentos del orden internacional establecido luego de la Segunda guerra mundial cuenta con amplio apoyo en el mundo”.

En términos de relaciones de poder mundiales, observó: “China se está moviendo muy rápido para alcanzar la categoría de súper potencia. Alemania está caminando en la misma dirección, la República Federal de Alemania se convirtió en un importante actor en la cooperación internacional. Al mismo tiempo, los papeles de Gran Bretaña y de Francia en los asuntos internacionales sufren cambios significativos. Estados Unidos, en cierto punto, dominaron absolutamente el escenario internacional, difícilmente, podrán proclamar su ‘excepcionalidad’ por más tiempo. (…) Potencias como Brasil y África del Sur, etc. se han vuelto mucho más influyentes”.

Política de seguridad mundial

Putin expresó su esperanza en que Estados Unidos reciban positivamente su propuesta hecha en las Naciones Unidas de cooperación en la línea de acuerdos cibernéticos bilaterales y multilaterales, además de alcanzar progresos en lo que se refiere a un futuro tratado de reducción de armas, a pesar de todas las rupturas estadounidenses. En el debate observó que, “en los últimos 20 años, nuestros socios estadounidenses, desmantelaron de forma consistente y muy fácil ese sistema: primero el Tratado ABM (contra proyectiles balísticos) y, después, los tratados INF (Misiles de alcance intermedio) y el de Cielos abiertos. E, ahora, hay problemas con la extensión del nuevo tratado START (reducción de armas estratégicas)”. El mandatario ruso subrayó que “el mundo no tendrá futuro si no se pusiesen límites a la carrera armamentista. Es en eso en lo que todos debemos pensar, y es en eso en lo que estamos incentivando a pensar a todos nuestros socios”. Comentó que Estados Unidos se retiró sin tratar siquiera de dar una explicación. “Nuestros colegas europeos nos dicen, ‘dejen que se retiren, ustedes no deben hacer lo mismo. A los socios europeo les gustaría seguir siendo miembros del Tratado de cielos abiertos, para mantenerlo intacto. La mejor solución sería que la verificación y la vigilancia sencillamente se llevaran a cabo por todas las partes en relación, de modo que nuestros acuerdos sean protegidos de forma confiable por esos mecanismos de vigilancia”. Putin afirmó que era mejor conservar el tratado actual: “Si ustedes se preguntan sobre nuestra posición, creo que es mejor no perder lo que se conquistó antes, sino avanzar en las posiciones que alcanzaron las generaciones anteriores, por los líderes de nuestros países”.

Relaciones ruso-alemanas

En lo tocante a Alemania, y en el contexto del reciente escándalo Navalny, que casi arruinó la diplomacia bilaterale, Putin hizo énfasis en que, a pesar de los problemas, “tuvimos muy buenas relaciones con Alemania en la post guerra. Creo que eso se debió en gran medida a la República Democrática Alemana, la RDA, que era el principal aliado de la URSS en Europa. Desarrollamos relaciones muy buenas en el ámbito personal y político, así como en la esfera económica. Sé que aún hay muchas personas por allá que simpatizan con Rusia. Y apreciamos eso… Además, la Unión Soviética desempeñó un papel decisivo en la reunificación de Alemania, al contrario de algunos aliados occidentales de Alemania”.

Putin agregó que, Rusia siempre tuvo “lazos económicos y hasta humanitarios muy especiales con Alemania. Hoy mismo, Alemania es el segundo mayor socio comercial de Rusia, en volumen bruto. A propósito, solía ser el primero, pero ahora es el segundo, luego de China, pues nuestro comercio con China es el doble de volumen que el de Alemania. Sin embargo, existen más de 2 000 empresas de capital alemán en nuestro mercado. Tenemos un volumen bastante grande de inversiones alemanas y las empresas alemanas están interesadas en trabajar con Rusia. Esto nos hace felices, pues sabemos que son personas sinceras e interesadas en estrechar los lazos con nuestro país. Yo me reúno regularmente con los representantes de las empresas alemanas… Los intereses mutuos están en el centro de esta relación, no una ambición de desempeñar un papel especial. Y ese interés mutuo no podemos abandonarlo, independientemente de la situación política actual, y vamos a mantener esas relaciones, no importa lo que alguien haga”.

El futuro de las relaciones Rusia-China

El presidente ruso le prestó también mucha atención a las relaciones ruso-chinas. Putin calificó las relaciones con China de “un nivel sin precedentes. Ambos se tratan con profunda confianza… Establecimos lazos duraderos, estables y, lo más importante, eficaces en todos los planos. Estamos trabajando juntos en la aviación y en la ingeniería de energía nuclear y en la creación de relaciones comerciales”. El año pasado creamos infraestructura, construimos puentes que nos unen en el sentido literal de la palabra… China es un gran accionista en una serie de grandes proyectos rusos de producción de gas natural licuado (GNL)”.

En términos de cooperación militar y de la industria de defensa, Putin recalcó que las relaciones se mantuvieron en una escala significativa: “Alcanzamos un alto grado de cooperación en la industria de la defensa. No estoy hablando solo del intercambio o de la compra y venta de productos militares, sino de compartir tecnologías… Sin duda, la cooperación entre Rusia y China está aumentando el potencial de defensa del Ejército Popular Chino, lo que es de interés tanto de China como de Rusia”.

No dejo sin comentar la amenaza de Estados Unidos de instalar proyectiles de medio y corto alcance en la región Asia-Pacífico, lo que ha generado mucha preocupación.

x

Check Also

Fratelli tutti, la desafiante nueva encíclica de Francisco

MSIa Informa, 29 de octubre de 2020.-La recién divulgada encíclica Fratelli tutti (Hermanos todos) del ...