Tribunal para la descolonización ambientalista-indigenista

MSIa Informa, 01 de octubre de 2020.- Publicamos a continuación el editorial del informativo mensual, Pagina Iberoamericana, Vol. 17 No. 9.

———————

Las presiones del fuerte conglomerado internacional ambientalista-indigenista en México para frenar los programas de infraestructura, especialmente el tren Maya y la termoeléctrica de Morelos, siguen la huella del mismo patrón aplicado en Brasil, desde hace un buen tiempo, extendiéndose a Chile y Argentina, con la cuestión mapuche, que lucha abiertamente por una autonomía territorial en la codiciada región de la Patagonia.  Esto solamente para señalar los aspectos más destacados.

Sí observamos un mapa del continente señalando las regiones sujetas a presiones externas desmedidas, para maniatar su desarrollo económico y social, es de suyo evidente que se trata de una maniobra geopolítica en beneficio de un poder oligárquico de viejo cuño.  Para hacer frente a la embestida, más que una diplomacia defensiva, lo que es apremiante es una respuesta colectiva, por lo menos en Iberoamérica, y más ampliamente en África y Asia que también han sufrido agresiones de la misma naturaleza.

En el contexto del quebrantamiento del orden mundial, se hace necesario despertar el espíritu de la reunión de Bandung, realizada en Indonesia en 1955 cuando 27 países del llamado Tercer Mundo se reunieron proponiendo un tribunal para la descolonización y elevando los principios de la autodeterminación de las naciones, muchas de las cuales recién liberadas del dominio colonial europeo. Esa fue la semilla que años más tarde vio nacer al Movimiento de los Países No Alineados que trataba de escapar de la obligación y alineamiento con uno u otro de los dos bloques  de la Guerra Fría, para concentrarse en la tarea de establecer  un nuevo orden mundial más justo.

Después de la caída del Muro de Berlín dando fin a la Guerra Fría, un nuevo colonialismo, que empezó a emerger durante la década de 1960s, se presentó camuflado en disfraces humanistas – derechos humanos, ambientalismo, indigenismo, derechos identitarios – pero cuyo propósito era minar las estructuras de los estados nacionales para incapacitarlos en la defensa de sus recursos naturales y humanos. Esto que dio en llamar Un Nuevo Orden Mundial, creó en los últimos 40 años desgracias quizás mayores que el colonialismo clásico de siglos pasados, inclusive dentro de las propias naciones industrializadas forzadas a recibir millones de refugiados económicos.

La idea de crear un nuevo tribunal de descolonización que restablezca los principios enunciados en Bandung y desnude este nuevo colonialismo “humanista”, fue presentada por el periodista Lorenzo Carrasco, presidente del Movimiento de Solidaridad Iberoamericana (MSIa) en un debate virtual sostenido con el ex presidente de la Cámara de Diputados, y ex ministro de Defensa de Brasil, Aldo Rebelo. Con el título, “Amazonia: desafíos y soberanía”, el evento fue promovido por el “Movimiento anti-reset”, el pasado 15 de septiembre.

Para el caso de Brasil, Aldo Rebelo enfatizó que ha llegado la hora de crear un Movimiento Nacional en Defensa de la Amazonia, con base a 4 ejes de acción. Primero, no se discute la soberanía brasileña sobre la Amazonia; segundo, el derecho de los 22 millones de brasileños que viven en la región al pleno desarrollo económico y social; tercero la defensa de la población indígena que también tienen derecho a una vida digna y, cuarto, la defensa y protección del medio ambiente. El ex-ministro fue muy crítico de la diplomacia actual ejecutada por el Ministerio de relaciones Exteriores de Brasil que ha abandonado su tradicional política independiente, para alinearse a los Estados Unidos, de una forma irresponsable.

Por su parte Carrasco explicó que en este momento existe la posibilidad de revertir el déficit de soberanía en la Amazonia, como lo definió el ex-comandante del Ejército, General Eduardo Villas Boas, y hacer frente a las presiones y chantajes que Brasil viene sufriendo de gobiernos y la constelación de ONGS a ellos asociadas. Brasil como miembro de los BRICS puede solicitar   recursos para sus planes urgentes de infraestructura económico y social, no solo al nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, sino también a los bancos de desarrollo de China, India y Rusia.

x

Check Also

“Mafia Verde” mobiliza brigada infanto-juvenil

MSIA Informa, 11 de septiembre de 2020.-Nuestra conocida “Mafia Verde”, el aparato indigenista ambientalista internacional, ...