La crisis afgana, el papel de Rusia y de China

MSIa Informa, 3 de septiembre de 2021.-Un artículo aparecido en el periódico South China Morning Post (SCMP) (27/08/2021) describe los venideros ejercicios militares contra el terrorismo ruso-chinos bajo la bandera de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en medio de las tensiones crecientes por los problemas de seguridad en Asia Central, luego de la salida de Estados Unidos de Afganistán. El texto pone el énfasis en que “Pequín y Moscú están impulsados por la rivalidad compartida con Estados Unidos y por las incertezas provocadas por los efectos de la crisis afgana, ahora agravada por los bombardeos del EI-K (Estados Islámico de Korasán) en Kabul”.

Del 11 al 15 de septiembre, dirigidos por Rusia y China, militares de todos los demás países miembros de la OCS -India, Paquistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán- Participarán en los ejercicios en la región de Orenburg, Sudoeste de Rusia, en una demostración de evidente inquietud de todos ellos con la seguridad regional, debido al nuevo escenario afgano.

Las fuerzas rusas y chinas participaron, a principios de agosto, en un ejercicio de cinco días en el Noroeste de China y se enfrentaron en los Juegos Internacionales de Ejércitos promovido por Rusia. El reportaje del SCMP menciona a Eagle Yin, investigador de la Fundación China de Estudios Internacionales y Estratégicos de Pequín, para quien: “Los atentados suicidas del aeropuerto de Kabul pueden anunciar una guerra civil en Afganistán, por lo que aumentan las preocupaciones de todos los países vecinos. China, Rusia y los demás países de Asia Central temen que la situación inestable de Afganistán pueda convertirse en un santuario para todas las fuerzas extremistas que comparten valores políticos y religiosos comunes… La OCS es una buena plataforma para reunir a todos los países bajo la dirección de China y Rusia, para imponer medidas útiles para combatir ataques terroristas. La reunión cumbre anual de los líderes de la OCS, en la capital tayika de Dushanbe, el mes entrante, será una ocasión importante para que esos países lleguen a un consenso y busquen una salida de la crisis afgana”.

Además de esto, China se prepara para ser la sede de su primer ejercicio multinacional de paz con fuego real a partir del 6 de septiembre, denominado “Destino compartido 2021”. Junto con las unidades del Ejército de Liberación Popular (ELP), militares de Pakistán, Mongolia y Tailandia participarán en los ejercicios de diez días en la provincia de Henan.

Esfuerzos diplomáticos chinos en Medio Oriente

Durante las últimas semanas y meses, China hizo más intensos sus esfuerzos diplomáticos en el Medio Oriente, en lo que se incluyó el acercamiento con Irán, un protagonista clave de la región, que ya dio cobijo a tres millones de refugiados afganos (780 mil registrados y 2,5 millones no registrados, según el Alto Comisionado de Naciones para los Refugiados -EH).

El 18 de agosto, tuvo lugar la primera conversación telefónica entre el nuevo presidente iraní, Ebrahim Raisi, y el presidente chino, Xi Jinping. Ambos líderes estuvieron de acuerdo en la necesidad de trabajar juntos por la estabilidad de Afganistán, que tiene fronteras con ambos países. La nota oficial de Pequín afirmó que trabajará con Teherán en “intereses comunes y seguridad regional”, mientras que Raisi resaltó la cooperación para el establecimiento de la estabilidad de seguridad y paz en Afganistán. Recuérdese que, en marzo pasado, los dos países firmaron un acuerdo de cooperación bilateral de 25 años que contempla la inversión de 400 mil millones de dólares en varios sectores, como telecomunicaciones, ferrovías, puertos y salud, a cambio de petróleo iraní.

El canciller chino, Wang Yi, visitó Siria. Se encontró allí con el presidente de ese país, Bashar al-Assad, y presentó una iniciativa para resolver la crisis de país. ¿Por qué esa visita ahora? -se preguntó la EPC, boletín semanal que se publica en los Emiratos Árabes Unidos, en un artículo reciente. El autor interpreta que el movimiento de Pequín coincidiría con la retirada de Estados Unidos de Afganistán, y reflejaría la declinación del interés de Estados Unidos en el Medio Oriente y sus planes de retirada de Iraq, así como las armas estacionadas en los estados del golfo.

De acuerdo con el artículo, la iniciativa china tiene cuatro puntos principales:

*La soberanía nacional y la integridad territorial de Siria deben ser respetadas; sin embargo, este principio entra en conflicto con la presencia de Irán y de Turquía, aliados y socios económicos de China en Siria.

*El bienestar del pueblo sirio debe ponerse en primer lugar y la reconstrucción se debe acelerar.

*Se debe mantener una firme posición en la lucha contra el terrorismo. Todas las organizaciones terroristas señaladas en la lista del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas deben ser reprimidas y se deben rechazar los patrones dobles.

*Se debe promover una solución política inclusiva y reconciliadora para la cuestión siria.

El artículo subraya que el régimen sirio, aislado internacionalmente, tiene interés en un aliado fuerte, económica y militarmente, capaz de crear una situación de competencia que Assad pueda utilizar para suavizar la influencia rusa sobre él. El ministro chino ofreció incluir a Siria en la Iniciativa Cinturón y Ruta (ICR) y, según fuentes cercanas al régimen sirio, “los chinos propusieron un conjunto de proyectos que se pueden llevar a cabo bajo la égida de la iniciativa en el campo del transporte, como una conexión ferroviaria entre el puerto de Tatus y la frontera con Iraq, así como la construcción de la autopista que comunique el Sur y el Norte del país. Los proyectos propuestos también incluyen la generación de electricidad y el establecimiento de zonas franca chinas en Siria, centradas en la dimensión regional de esos proyectos alineados con la ICR.

Además, afirma el texto, el principal interés de China en Siria está en su situación geográfica, lo que le daría a la ICR el acceso al Mediterráneo Oriental.

Pero también hay motivos políticos estratégicos relacionados con el deseo de China de Trasmitir un recado a Estados Unidos, en el sentido de que es capaz de llenar el vacío luego de la retirada estadounidense de Afganistán y de Iraq. Y hay razones de seguridad relacionadas con la presencia de combatientes uigures (de la provincia de Xinjiang) en Siria, que pueden representar una amenaza potencial para la seguridad china, al regresar de Siria. Los chinos también creen que el retiro del Movimiento Islámico del Turquestán de la lista estadounidense de organizaciones terroristas fue un acto dirigido contra ellos, con el fin de crear problemas en la región noroeste de Xinjiang. Por esta razón, Estados Unidos está defendiendo a los uigures como “minoría religiosa perseguida”. Dice el texto: “China teme que Estados Unidos tenga planes para emplear el Movimiento Islámico de Turquestán y sus combatientes, que adquirieron amplia experiencia de combate en Siria, para realizar operaciones militares en suelo chino, con Afganistán como base de operaciones, luego de la retirada de las fuerzas estadounidenses, dado que el partido uigur recibe apoyo de grupos islámicos afganos”.

Objetivos económicos de China

En una conversación con esta autora sobre los efectos de la actual crisis de Afganistán, un geopolítico, que prefirió no identificarse, enunció el siguiente análisis:

Primero anotó que China y Rusia sufren más que nadie la crisis y sus efectos potenciales en la región. En su análisis prosiguió con que China, con sus más de cinco mil años de historia y con una matriz no religiosa particular, se percibe como el “Imperio del Medio”. A lo largo de la Historia, los chinos nunca actuaron de forma expansionista, sino que siempre siguieron un plano económico cuidadosamente elaborado, semejante al sistema de libre comercio británico. Es evidente que hay un acercamiento entre Rusia y China y, sobre Rusia, afirmó que esta ha desarrollado excelentes tecnologías militares modernas, pero sin desarrollos significativos en el sector industrial civil. Observó que las relaciones entre Kazajistán, Uzbekistán y Tayikistán son difíciles y que la OCS no sería tan eficaz, mientras la presencia militar en Siria se está volviendo bastante costosa para Rusia.

De acuerdo con Anastasia Stepanova, de la Cámara Ruso-China de Máquinas, Tecnologías e Innovaciones, la economía china ha crecido constantemente: “China ocupa el segundo lugar en términos de PIB (Producto Interno Bruto) nominal, tan sólo detrás de Estados Unidos. Desde el inicio de la década de 2000, el PIB de China aumentó 12 veces… China, igualmente, está a la cabeza en términos de producción industrial. Sus empresas, como Alibaba y Tencent están entre las 10 mayores del mundo en términos de capitalización. Su valor de mercado se aproxima al billón de dólares cada una. Otras empresas, como Baidu, Xiaomi, Huawei, Lenovo y muchas otras, también se han desarrollado activamente (Valdai Newsletter, 11/08/2021)”.

Agregó que las relaciones entre Rusia y China llegarán nuevamente a un nuevo pico. En julio, los dos países celebraron el 20 aniversario del Tratado de Buena Vecindad y Cooperación Amistosa firmado en 2001 entre los presidentes Vladímir Putin y Jiang Zemin. El comercio bilateral superó los 100 mil millones de dólares en 2018 y hay planes para duplicarlos en 2024. “El aumento de las exportaciones mutuas ayudará a Rusia y a China a fortalecer todavía más la cooperación política, así como la económica. Para ambos países, la expansión de las liquidaciones en monedas nacionales desempeña un papel de peso en este proceso”, afirmó.

A propósito de la celebración del centésimo aniversario del Partido Comunista de China (PCCH) en julio pasado, Stepanova subrayó que el plan del renacimiento de la nación china es de tres etapas: “El primer estado es el wenbao, la ausencia de hambre y pobreza: el segundo es el xiaokang, la construcción de una sociedad de renta media; y el tercero, el Datong, la sociedad ideal de gran armonía. En el Quinto Plenario del Décimo Noveno Comité Central del PCCH, realizado en Pequín en octubre de 2020, el plenario analizó el décimo cuarto Plan Quinquenal de Desarrollo Socioeconómico Nacional de China (2021-2025) y las metas a largo plazo para 2035. Además, en el discurso del presidente Xi Jinping se recalcó la necesidad de alcanzar la ‘modernización socialista’ de China en 2035, más que nada, el desarrollo de la industrialización, así como el desarrollo verde y de la ecología; profundizar las reformas y la apertura en el campo de la competencia; reformas de los derechos de propiedad y de distribución enfocada al mercado.

Atención especial fue dada al progreso de la investigación en el campo de las monedas digitales. Se están construyendo cuatro centros de investigación y se le ha dado apoyo a Pequín, a Shanghái y a la Gran Bahía, a Guangdong, a Hong Kong y a Macao, en la creación de un centro internacional de innovación científica y tecnológica”. De acuerdo con Stepanova, “hay un gran potencial en el campo de la ciencia fundamental y de la investigación aplicada entre Rusia y China”.

Sobre la ICR, Stepanova observó que la iniciativa, clasificada en China como el “proyecto del siglo”, alcanza 78 países y busca construir rutas comerciales entre China y Rusia, Asia Central, Europa y los países costeros de la región Indo-Pacífico, con una red de autopistas, ferrocarriles, ductos, redes de trasmisión, puertos y otras obras de infraestructura. Para ella, el objetivo de la ICR “no es sólo estimular el desarrollo de las regiones orientales de China, sino fortalecer significativamente los lazos económicos con los países vecinos, lo que contribuirá a la estabilidad de Eurasia. En este contexto, el desarrollo de las relaciones ruso-chinas en la región de Eurasia tiene un gran potencial para vincular la ICR con la Unión Económica Euroasiática y la Gran Sociedad de Eurasia”.

CSM: una visión miope de China

La profunda laguna de conocimiento estratégico que prevalece entre Occidente sobre China se hizo evidente en un informe divulgado en julio por la Conferencia de Seguridad de Múnich (CSM) titulado “Cuidado con lo vacuo: tareas para la política transatlántica para China”, en lugar de proponer la cooperación económica y científica constructiva, el informe recalca la importancia de la “competición geopolítica y la contención” de China por Occidente.

El documento, editado por el presidente del CSM, el exdiplomático alemán Wolfgang Ischinger y el geopolítico estadounidense Joseph Nye, Jr., fue escrito por un grupo de 19 miembros de los llamados ejercicios sobre política transatlántica de China, que incluye al notorio difamador de profesional de China Reinhard Bütikofer, euro diputado verde alemán,

El informe, en esencia, describe un “plan de medidas competitivas que abarca cómo ofrecer opciones (contra la ICR) en infraestructura y comunicación, así como la conservación de la sociedad liberal y promover los derechos humanos”. El texto exhorta a Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (UE) a actuar en conjunto, para neutralizar “la creciente influencia china”, y se refiere explícitamente a los comunicados de las recientes reuniones cumbres del G-7, de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de la UE, que describieron a China como “el más amenazador conflicto geoestratégico del futuro”.

Según la introducción del documento, “un desafío principal que emana de China está en los renglones de la tecnología, del comercio y de las inversiones -y el tecnonacionalismo neomercantilista y en la no convergencia sustentada de China, que minan la economía de libre mercado y el sistema mundial de gobernanza económica”. El informe recalca que, en marzo de 2021, por primera vez desde 1989, y en coordinación con Estados Unidos y Canadá, la UE impuso sanciones de derechos humanos contra China por abusos en Xinjiang, pues “cada vez más socios transatlánticos perciben que el PCCH está involucrado en las agresiones, contra los valores y las normas liberales, así como contra los derechos humanos, que amenazan sus intereses centrales”. El informe, sin embargo, también observa cuidadosamente que hay una laguna entre las percepciones estadounidense y europea sobre la amenaza de China, y señala que Europa es más “reluctante” a enfrentarla en el campo económico, en especial.

(Foto: Prensa Latina)

x

Check Also

“Global Britain” abandonada en la pista del aeropuerto de Kabul

MSIa Informa, 24 de septiembre de 2021.-En dos semanas consecutivas, la revista inglesa The Economist, ...