La “Bidenomics” y el fin de la era de Milton Friedman

MSIa Informa, 15 de octubre de 2021.-La edición del primero de octubre de la revista EU&Fim de Semana, suplemento del periódico brasileño Valor Económico, presenta el tema de la política económica del presidente estadounidense Joe Biden, sostenida en una fuerte intervención del gobierno federal en varias áreas, un intento de superar los daños causados por décadas de hegemonía de los mercados financieros. Etiquetada ya como “Bideneconomics”, la reorientación –que todavía necesita ser aprobada en el Congreso- significa, en palabras del propio Biden, cuando era precandidato presidencial, el “fin de la era de Milton Friedman”, el economista gurú de la Escuela de Chicago, tan apreciado por los neoliberales que han repartido la baraja en la política económica en las últimas décadas. Por sus repercusiones globales que amenaza la hegemonía del sistema financiero, se está debatiendo ampliamente fuera de los EUA, y obviamente en muchos otros países.

Uno de los artículos de la revista (“Joe Biden quiere iniciar una nueva era en la política económica”, escrito por Diego Viana presenta un panorama de las repercusiones del programa de Biden, en la academia, prensa y centros estadounidenses de investigación, del cual vale la pena registrar dos observaciones relevantes.

Una de ellas es la del comentarista económico de la agencia Bloomberg, Noah Smith: “Todo nuevo presidente llega con una lista de iniciativas, pero a cada tres o cuatro décadas, uno de ellos trae una nueva filosofía. El contenido, ritmo y alcance del plan de Biden indica que estamos entrando en un nuevo paradigma, como con Franklin Roosevelt, en 1933, y Ronald Reagan, en 1981”.

De hecho, Roosevelt (1933-1945) con el New Deal, adoptó el paradigma de un gobierno intervencionista en pro del bien común, del “hombre olvidado en la base de la pirámide económica”, como le gustaba decir. Sin su amplio programa de inversiones públicas en una extensa gama de actividades, que abarcaba una parte cultural, los EUA habrían tenido muchas más dificultades para superar la Gran depresión de la década de 1930 y para reconvertir su economía a la producción bélica, después del inicio de la II Guerra mundial.

En cuanto a Reagan (1981-1989), a pesar de haber sido homenajeado como la “Reaganomics”, no fue propiamente en su gobierno que empezó el tsunami de la desregulación y concentración financiera que caracterizó a la “globalización”, sino el de Richard Nixon (1969-1974), quien, en 1971, desvinculó el dólar de la cotización del oro y de cualquier “ancla” física de la economía real.

El segundo comentario es de Stephen Marglin, profesor de la Universidad de Harvard, para quien “la ambición (de Biden) de incurrir en déficits para financiar los programas es incluso mayor que la de Roosevelt, que apenas aceptaba los déficits como un precio necesario a pagar para lograr una restauración de la economía”. Para él, “el verdadero énfasis en los objetivos a lograr, dejando la cuestión presupuestaria en segundo plano, es un gran giro en el contexto actual”.

Efectivamente, esta sería la esencia fundamental de la “Bideneconomics”, énfasis en objetivos y metas, subordinando a estos las cuestiones fiscales. Orientación bastante adecuada para economías urgentemente necesitadas de reconstrucción física, caso de la estadounidense y de muchas otras.

x

Check Also

La trampa de la dependencia de las materias primas

El informe “Estado de la dependencia de commodities 20212 (“State of Commodity Dependence 2021”), recientemente ...