Jackson Hole: el oráculo está confuso

MSIa Informa,10 de septiembre de 2021.- El oráculo de Jackson Hole no habló. O mejor, como todos los oráculos que se aprecian, ha sido deliberadamente confuso, nebuloso y abierto a cualquier interpretación posible.

Este año, el simposio de economistas y banqueros centrales internacionales en Jackson Hole, realizado el 26 de agosto, con el tema “Política macroeconómica en una economía mundial desigual”, se llevó a cabo por segunda vez por videoconferencia, debido a la pandemia.

La verdadera peculiaridad está representada por la exclusiva participación estadounidense entre los conferencistas. ¿Será una tendencia renovada para el aislacionismo, ahora también en el campo monetario y económico, después del militar y geopolítico?  El hecho es que, en todos los encuentros anteriores, en la sofisticada ciudad del estado de Wyoming, la presencia europea, japonesa e internacional siempre fue importante, y, a veces, dominante.

En los últimos días se ha dicho que la ausencia internacional se debería a una eventual comunicación importante del presidente del Sistema de la Reserva Federal, Jerome Powell, sobre la suspensión de la “flexibilización cuantitativa” y la reducción gradual de compras de títulos públicos por el banco central estadounidense. En realidad, todos los meses, la “Fed” compra de los grandes bancos privados 80 mil millones de dólares en títulos del Tesoro y cerca de 40 mil millones de otros más riesgosos, como los “asset-backed security” (títulos respaldados en activos –ABS). Pero, el tan esperado –y, para algunos, temido-anuncio, no ocurrió.

Sobre el asunto, las palabras de Powell fueron: “Dijimos que continuaremos nuestras compras de activos al ritmo actual, hasta ver un substancial progreso en dirección hacia nuestros objetivos máximos de empleo y estabilidad de precios…Mi opinión es que las pruebas de ‘nuevos progresos substanciales’ fueron satisfactorias respecto a la inflación. También hubo progreso en dirección al nivel máximo de empleo. En la reunión de julio del “Federal Open Market Committee” (El órgano de dirección de “Fed”), yo era de la opinión, como la de la mayoría de los participantes, que si la economía hubiese evolucionado como se esperaba, sería adecuado comenzar a reducir el ritmo de compra de activos este año. El siguiente mes trajo nuevos avances en el empleo, pero también observó un mayor avance de la variante Delta (del coronavirus). Evaluaremos cuidadosamente los nuevos datos y riesgos. Sin embargo, incluso después de nuestras compras de activos, nuestras participaciones en títulos de largo plazo seguirán apoyando las condiciones financieras acomodaticias. El ‘timing’ y el ritmo de inminente reducción de las compras de activos no pretenden ser una señal directa del momento de elevación de las tasas de interés, para lo que se prevé una prueba diferente y más rigurosa.”

El presidente de la “Fed” presentó dos ejemplos históricos para justificar su cautela, los años 1950, cuando, ante las “oscilaciones temporales de la inflación”, las restricciones monetarias eran perjudiciales. Y la de los años 1970, cuando la inflación, provocada por el aumento del costo de la energía y de los alimentos, siguió hasta después de que los precios de esos sectores se calmaron.

El verdadero problema adyacente a todo el discurso de Powell fue la inflación, con sus consecuentes peligros, reales o “temporales”. “Inflación” fue la palabra más proferida, más de 70 veces, muchas veces acompañada del cada vez menos del reconfortante adjetivo “temporaria”. En los 12 meses anteriores a julio último, la inflación plena y las tasas de consumo de las familias fueron, respectivamente, de 4.2% y 3.6%, muy por encima de la meta a largo plazo del 2% de la Fed. Esto se daría en función de la recuperación económica, con el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) y de los gastos de los consumidores. Ya el índice de servicios quedó cerca del 7% debajo de la tendencia. El nivel de empleo total es de 6 millones de puestos de trabajo inferior al nivel de febrero de 2020, 5 millones están en el sector de servicios.

Los gastos en bienes duraderos aumentaron desde el inicio de la recuperación y están cerca del 20% por arriba del nivel pre-pandémico.

En estos sectores, la demanda supera la oferta, la cual todavía se encuentra en grandes dificultades debido al efecto de los bloqueos.

Consecuentemente, los precios de los bienes duraderos son el principal factor para empujar la inflación por encima del 2%. En este sentido, es importante observar que, en los 25 años anteriores a la pandemia, los precios de los bienes duraderos siempre caían.

Para apoyar a su análisis de “inflación temporaria”, Powell dio el ejemplo de la tendencia del mercado de carros usados, que, después de un significativo crecimiento, ya se estabilizó. De hecho, dijo que la caída de los precios en este sector puede derrumbar el nivel general de la tasa de inflación. Una afirmación más que arriesgada, inclusive, porque acababa de reconocer la escasez de suplementos como el de los chips, semiconductores, que están causando crisis de producción hasta para las grandes plantas montadoras internacionales. Con esto, podría haber una caída en la producción y oferta de carros nuevos, con un inevitable aumento de la demanda y de los precios de los usados.

Los mercados apreciarán que la tasa de interés no haya sido tocada y que Powell la “desenganchó” de futuras decisiones sobre el llamado “tapering”, es decir, una progresiva reducción del ritmo de compras previsto por la “flexibilización cuantitativa”.

Recordemos que los balances de los grandes bancos centrales suman hoy la estratosférica cifra de 28 billones de dólares. Un aumento en la tasa de interés, además de alterar las estructuras financieras internacionales, aumentaría también el costo de mantener semejante volumen de capitales en las arcas de los bancos centrales. Una cuestión que, sin embargo, tendrá que ser resuelta, más temprano o más tarde.

x

Check Also

Futuros y especulación afectan precios del gas

MSIa Informa, 8 de octubre de 2021.-En Italia, y no solamente entre las fuerzas políticas ...