Futuros y especulación afectan precios del gas

MSIa Informa, 8 de octubre de 2021.-En Italia, y no solamente entre las fuerzas políticas se discute el aumento de las cuentas de gas y luz, respectivamente, del 31% y el 40%. Se trata de una tendencia inflacionaria en curso en toda Europa y en el resto del mundo. No obstante, falta claridad sobre las causas del disparo.

No basta citar la recuperación económica global y el consumo después de los bloqueos de la pandemia, la demanda por energía limpia y los cambios climáticos. Todos estos aspectos son verdaderos, pero la clásica relación entre y oferta demanda, no explica el fenómeno de los precios inflados –los cuales, sin embargo, se toman como justificaciones para las transacciones financieras, como los futuros del gas.

Como se sabe, el precio del gas natural y de los futuros del gas son definidos en los EUA, en el estado de Luisiana, por el llamado Henry Hub.

Desde inicios del año, el precio de los contratos futuros de gas negociados en los EUA aumentó más del 94%, llegando a un valor cinco veces superior al de hace dos años.

Además, existen en el mercado los llamados CFDs (contratos diferenciales), instrumentos financieros derivados, cuya utilización no involucra intercambios físicos, en este caso, de gas natural. En su lugar, está previsto el pago a la vista de la alteración del valor de la materia prima en término del contrato.

Los principales mercados de futuros de energía son el Chicago Mercantile Exchange y el NYMEX de New York. Tal y como sucede con otros futuros y, en general, con los derivados financieros, los “traders” pueden usar el llamado apalancamiento, en que un depósito limitado dado en garantía les permite firmar contratos con valores multiplicados.

Por lo tanto, la única explicación objetiva para el aumento del precio del gas –crecimiento de la demanda y del consumo- no se sustenta. Esté es confirmado también por el estudio titulado “El futuro del gas natural licuado: oportunidades de crecimiento”, publicado en septiembre de 2020 por McKinsey & Company, empresa líder en consultoría estratégica internacional, que, en el pasado, produjo el estudio global más completo sobre infraestructuras.

Según McKinsey, la industria de gas licuado (GNL) estaba practicando precios bajos y exceso de oferta y, debido a la pandemia, la demanda podría haber disminuido entre 4 y 7% en 2020. Tanto es verdad que exportadores de GNL cancelaron algunos embarques de gas (en EUA, más de 100 cargueros en junio-julio de 2020), ya que el precio a vista en los mercados asiáticos y europeos no cubrían más el costo del abastecimiento.

En todo caso, McKinsey observó que, en el futuro, el GNL tendría un gran potencial en relación con cinco áreas de intervención: eficiencia de capital, optimización de las cadenas de abastecimiento, desarrollo del mercado, descarbonización y digitalización avanzada de procesos. El crecimiento de la demanda global del GNL se estimó en casi 3.4% hasta el año 2035.

Así, hay un aumento de la demanda, pero en dimensiones que no justifican el aumento desproporcionado de los precios del gas. En su lugar, el aumento de los precios futuros puede distorsionar la tendencia del mercado.

Obviamente, los liberales argumentan que los futuros no influyen en la tendencia de los precios, pues son contrarios entre individuos, donde si uno pierde, el otro gana –suma cero.

En realidad, los futuros y las operaciones especulativas con derivados en general, gracias al apalancamiento, llegan a números muy elevados y son capaces de influenciar los mercados y determinar los precios de una mercancía (“commodity”). Recordemos el salto del petróleo en 2008, llegando a más de 150 dólares por barril, en la víspera de la Gran Crisis, seguido por un colapso de los precios. Se hablaba, entonces, de los “barriles de papel”, pues por cada barril de petróleo real, por lo menos 100 barriles eran tratados con instrumentos especulativos.

Por tanto, la aprobación de reglas nuevas sobre actividades financieras y especulativas sigue siendo algo imprescindible. El G-20 no puede eludir esta responsabilidad específica, así como ningún gobierno.

x

Check Also

“Brasil necesita dejar de ser un subalterno del mercado”

En Brasil, se acaba de publicar el libro Bidenomics en los trópicos (Editorial FGV). Coordinado ...