Expertos estadounidenses: es hora de repensar la política hacia Rusia

MSIa Informa, 21 de agosto de 2020.- “¡La combinación actual de sanciones y diplomacia de Estados Unidos no funciona!  Es urgente repensar nuestra política hacia Rusia”, esta es la principal tesis de una carta abierta firmada por más de 100 destacados expertos en seguridad y defensa, diplomáticos y ex embajadores de Estados Unidos en Moscú. La carta se publicó en el periódico estadounidense Político el 8 de mayo de 2020. En este llamado, que apenas si tuvo resonancia en Europa, los expertos concluyen que las relaciones Estados Unidos-Rusia se encuentran en un “callejón sin salida”.

El peligro de un enfrentamiento militar que podría ser nuclear es de nuevo real, dicen:

“Estamos encaminados a una atemorizante carrera armamentista, con nuestro arsenal político reducido exclusivamente a  reacciones, sanciones, acusaciones públicas y resoluciones del Congreso. La pandemia del Covid-19 y la grave depresión económica mundial resultante, más que fomentar la cooperación, sólo ha reforzado la trayectoria descendente actual”, afirman. Entre los firmantes aparecen, Rose Gottemoeller (subsecretaria de Estado para el Control de Armas y Seguridad Internacional, el ex secretario de Estado George Shultz (1982-89), Thomas Pickering, embajador en Moscú de 1993 a 1996. Ellos  indican que el “cambio del curso actual es imperativo” además subrayan que “no tiene sentido que Estados Unidos y Rusia se destruyan uno al otro en 30 minutos y pongan fin a la civilización como la conocemos”.  “Debería existir un diálogo estratégico con Rusia que aborde las razones más profundas de desconfianza y hostilidad y que se concentre en los grandes y urgentes problemas que enfrentan ambos países”. Estos abarcan:

*El imperativo de restaurar el liderato de Estados Unidos y Rusia en la conducción de un mundo nuclear más peligroso por tecnologías desestabilizadoras, los cambios de actitud hacia el uso del armamento nuclear… Lo que significa extender el nuevo tratado START y pasar a la siguiente fase de control de armamento para fortalecer la estabilidad nuclear, ajustado con cuidado a un mundo de múltiples actores poseedores de armamento nuclear.

*El imperativo de hacer más segura y más estable la situación militar que atraviesa las regiones más inestables de Europa, del Báltico al mar Negro, con un trabajo vigoroso para mantener las restricciones existentes, como el Tratado de Cielos Abiertos, y la creación de nuevas medidas para la construcción de confianza.

*El éxito de la política Estados Unidos-China dependerá en no poca monta de si el estado de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia permite la cooperación en asuntos críticos en tres direcciones. (…)

También se afirma: “Tenemos que tratar con Rusia como es, no como quisiéramos que sea, con el uso pleno de nuestra fortaleza, pero abiertos a la diplomacia. Concentrados en esto, podemos tanto lidiar con la dificultad que representa Rusia como esforzarnos para poner la relación en un rumbo más constructivo. Fracasar en esto tiene un costo demasiado elevado. Entre los más de 100 signatarios se encuentran, además de los ya mencionados, Thomas Graham, director para Rusia del Consejo de Seguridad Nacional de 2004 a 2007; Fiona Hill, directora de Asuntos Europeos y Rusos del Consejo de Seguridad Nacional de 2017 a 2019; John HuntsmanJr, embajador Moscú de 2017 a 2019; y Robert  Legvold, de la Universidad de Columbia.

Reunión de los ministros de Relaciones Exteriores Heiko Maas y Serguéi Lavrov

Si tenemos en mente aquella carta abierta, habría que ponerle atención a la visita a Moscú del ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, el 12 de agosto, para sostener consultas con su par ruso, Serguéi Lavrov, sobre varios asuntos que atañen a ambos países y que ambos quieren resolver de forma constructiva. Son estos:

1.- Proseguir con los esfuerzos de paz en Ucrania, es decir, consolidar la tregua en Ucrania oriental y los demás pasos concretos para cumplir las demandas acordadas por los integrantes del formato de Normandía de París de 2019 y fortalecer la misión de la OSCE en Ucrania oriental para verificar los resultados de la tregua. 2.- Llevar a cabo los pasos recomendados en la resolución final de la reunión cumbre de Berlín sobre Libia realizada en enero pasado; es decir cómo garantizar la soberanía y la integridad de Libia. 3.Concluir en  buen término la resolución 2254 de Naciones Unidas sobre Siria y mantener la paz y la integridad de Siria. 4. Mantener el diálogo con Irán sobre la continuidad del JCPOA que Rusia y los europeos quieren conservar a todas luces. 5. Abrir nuevos canales de comunicación sobre seguridad cibernética. 6. Un asunto destacado que se abordó en las consultas fue el proyecto de energía Nord Stream II, el gasoducto entre Rusia y Alemania que se utilizará para la seguridad energética de toda Europa.

Ambos ministros subrayaron que las renovadas amenazas de sanciones de Estados Unidos contra Alemania no son tolerables. Esas amenazas culminaron con la reciente carta enviada por tres senadores estadounidenses al alcalde de la ciudad de Sassnitz de la isla de Rügen, el lugar en el que se habrá de terminar el gasoducto. En la carta, los tres senadores amenazan a las compañías que participan en la construcción con la “aniquilación financiera”, lo que desencadenó una tormenta de protestas de la industria alemana y de destacados políticos del Partido Socialdemócrata (SPD), entre ellos la Ministra Presidente del estado federal de Mecklenburg-Vorpommern, Manuela Schwsig.

La visita de Heiko Maas coincidió con el 50 aniversario del Tratado de Moscú, al que ambos ministros se refirieron. Este tratado se firmó el 12 de agosto de 1970 e inició una nueva era de la conocida “Ostpolitik” protagonizada por el entonces canciller Willy Brandt, con  una política  basada en el principio de “cambio mediante  el acercamiento”, lo cual condujo al Tratado de Helsinki y a la Reunificación alemana. Es notable que mientras Maas visitaba Moscú, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, hacía también una visita a Austria y a algunos países de Europa Central, evitando sencillamente pasar por Berlín.

Rechazo de las sanciones estadounidenses contra el Nord Stream II

Durante la conferencia de prensa, que se trasmitió en vivo desde Moscú, fue evidente que tanto Rusia como Alemania están haciendo renovados esfuerzos para eliminar malos entendidos y tensiones que se han acumulado en los meses recientes y para definir la posición común respecto al Nord Stream II y otros conflictos internacionales de atención urgente. Ambos diplomáticos criticaron la conducta de Estados Unidos sobre las sanciones contra la obra. Según el ministro alemán: “Ningún Estado tiene el derecho de dictar que política energética deberá adoptar la Unión Europea (UE),  esto no sucederá”. Subrayó también que en una llamada telefónica con el secretario de Estado Mike Pompeo el fin de semana pasado, expresó su punto de vista categórico, recalcando que las sanciones entre socios son “en definitiva el camino equivocado”.

Anunció también que Alemania usara su actual presidencia para reforzar el tema de la soberanía de Europa. Al final de cuentas “es nuestra decisión soberana de dónde obtenemos nuestra energía”. El ministro ruso, por su parte, dijo que estaba plenamente de acuerdo con Maas y que las sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea no eran justificadas. Criticó que Estados Unidos “sin ningún marco diplomático sigue un camino en un solo sentido”. Expresó, en particular, su preocupación respecto al actual debate del Nord Stream II, señalando que Estados Unidos está adoptando una posición completamente arbitraria con la anulación de tratado nuclear con Irán, del INF y del Tratado de cielos abiertos, de gran importancia este último en la historia de la post guerra.

Fue significativo que el ministro Mass anunciara que luego de Moscú visitaría San Petersburgo para conmemorar con los sobrevivientes el horrendo sitio de esa ciudad a manos de la Wehrmacht en 1941, que causó la muerte de un millón de ciudadanos rusos, como dijera Maas en la conferencia de Prensa. Calificó este sitio de uno de los capítulos más oscuros de la historia alemana y subrayó que ambos países han acordado una serie de esfuerzos humanitarios respecto a los sobrevivientes y sus familiares.

Sin embargo, causa sorpresa ver la “posición defensiva ” mostrada por la prensa alemana. En lugar de informar sobre la visita de Maas a Moscú, decidieron no informar nada importante. Esto muestra una triste realidad: que en Alemania apenas  hay una pequeña minoría que trata de entender la complejidad de la situación rusa, entre ellos Matthias Platzeck (SPD), ex ministro presidente del estado federal de Brandenburgo, que acaba de publicar un libro que lleva el título de Nueva Ostpolitik.

En este contexto es relevante el Informe publicado a finales del mes de julio del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) de Washington, titulado, “Con amigos como esos: evaluando la influencia rusa en Alemania”. El autor es Jeffrey Mankoff, (investigador del Instituto de Estudios Estratégicos Nacionales y del Centro de Investigación Estratégica de la Universidad de la Defensa Nacional.

Según el Informe, la influencia rusa  más se ejerce “por medio de negocios políticos tradicionales y canales culturales” que con el tipo de desinformación e intervención que se han vuelto la marca registrada de Rusia en otros Estados.

Mankoff asegura que una de los principales interrogantes en Alemania será el la evaluación de  los denominados “expertos en Rusia”  (Russland-Versteher) que podrían ser una “vía importante de la influencia rusa”. Entre ellos, señala al ex canciller  Gerhard Schröder, el ex consejero del canciller  Helmut Kohl, Horst Teltschik  (autor del libro “Ruleta rusa: de la Guerra fría a la paz fría) el presidente del Comité para el Este de la Industria alemana , Oliver Hermes, y  figuras influyentes del Foro  Alemán-Ruso y del Foro de San Petersburgo. Los autores del Informe afirman que estos círculos dan un amplio apoyo al Nord Stream II.

Finalmente, el autor especula que, después de la salida de Merkel, en 2021, habrá una política más amigable hacia Rusia (excluyendo al Partido Verde), o que algunos de los fundamentos políticos que han contribuido  para la resistencia alemana frente a la influencia rusa se desgastaran  y todo va a fluir nuevamente.

x

Check Also

Fe y razón: Pensamientos sobre el libro “Benedicto XVI” de Peter Seewald

Nota de los editores: Publicamos a continuación un articulo basado en la biografía del Papa ...