El más que oportuno reinicio de Angra 3; ¿Y el reactor multipropósito brasileño?

MSIa Informa,28 de mayo de 2021.-Luego de tres décadas de paralizaciones y falsas salidas, que han sido la tónica del programa nuclear brasileño, finalmente, la planta nuclear Angra 3 verá terminada su construcción. Aunque se había anunciado que esta semana se abriría la inscripción de propuestas de las empresas interesadas, la fecha fue aplazada para finales de junio, pero todo indica que en esta ocasión sí de reiniciará la obra.

Paralizada desde 2015, a causa de las repercusiones del escándalo revelado por la operación anticorrupción denominada “Lava Jato” (lavado rápido), Angra 3 es la mayor empresa de infraestructura nacional prevista para este año y tiene un costo estimado de 15 mil millones de reales. Uno de los problemas que hay que resolver es el costo de la deuda de 9 mil millones de reales de financiamientos contraídos por la operadora estatal Electronuclear con bancos públicos.

El proyecto inicial prevé la construcción de dos edificios, uno para el reactor nuclear y otro para las instalaciones auxiliares. Se espera que la obra esté terminada en 2026, cuando podrá agregar cera de 1 400 megavatios (MW) a la capacidad eléctrica instalada del país.

A diferencia de varios de sus antecesores, el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, ha mostrado entusiasmo en la energía nuclear, y ha resaltado que Brasil no tiene plantas nucleares en número suficiente para sus necesidades. Según él, si ya existiesen las seis plantas previstas en el plan energético del país de hace cuatro décadas, no existiría la amenaza actual de desabastecimiento a causa de la sequía que ha rebajado los reservorios de la mayoría de las plantas hidroeléctricas, encargadas de más de dos tercios de la generación nacional de electricidad (Click Petróleo y Gas, 18/05/2021 y Electronuclear, 14/05/2021).

¿Y el RMB?

Otro proyecto tecnológico nuclear que debería salir del papel con la mayor urgencia es el Reactor Multipropósito Brasileño (RMB), proyecto incluido en el plan del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI) desde 2007, pero que se enfrenta al viacrucis de siempre: la falta de recursos.

Con un costo estimado de 500 millones de dólares, el RMB es un reactor de 30 MW destinado a múltiples finalidades, como la producción de radioisótopos de uso médico, para investigaciones sobre los usos de la energía nuclear en la agricultura, la industria, la fabricación de materiales, el ambiente y otros campos.

En el sector de los radiofármacos, el RMB podrá librar al país de la dependencia externa, agravada actualmente por las restricciones impuestas por la pandemia del covid-19. En Brasil se realizan anualmente cerca de 2 millones de procedimientos con la aplicación de radiofármacos, número tres veces mayor que los de Argentina y Chile, con una población de ambos países inferior a un tercio de la brasileña. Se estima que con tan sólo el ahorro de divisas de la importación de esos productos, a lo largo de la vida útil del reactor, la inversión se justifica.

El RMB se construirá en el Centro Experimental Aramar de la Marina de Brasil, en Iperó (SP), donde se está construyendo el prototipo del reactor del futuro submarino nuclear brasileño. El RMB se utilizará en la creación y en las pruebas de materiales y combustibles para el submarino nuclear.

El proyecto detallado del RMB, en el cual participó la empresa argentina Invap, lo está terminando la Amazonia Azul Tecnologías de Defensa (Amazul) y la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN).

En noviembre pasado, en visita al Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (IPEN), de Sao Paulo, Marcos Pontes, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI) afirmó: “El RMB tiene que salir del papel y convertirse en realidad para la sociedad brasileña. Trabajamos con fuerza en el MCTI para hacer viable la liberación de los recursos necesarios, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico “.

En medio de la amenaza del desplome del sector, motivadas por las draconianas restricciones presupuestales impuestas por los tecnócratas hacendarios del gobierno, la tarea del ministro resulta incomparablemente más difícil que su entrenamiento de astronauta.

x

Check Also

¿Y si Estados Unidos fuesen abastecidos al 100 por ciento con energía eólica y solar?

Por Jonathan Tennenbaum El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, convirtió el combate del calentamiento ...