EEUU: se apaga el “Faro de la libertad”

MSIa Informa, 6 de noviembre de 2020.-A pesar del resultado incierto, las elecciones presidenciales de 2020 señala, de forma inequívoca, el agotamiento de la imagen de Estados Unidos como nación “excepcional” y de vanguardia del mundo occidental, el “faro de la libertad” que servía de referencia para las demás que soñasen alcanzar una posición civilizatoria elevada.

En un escenario que más evoca a una proverbial república bananera; con las elecciones marcadas por las acusaciones mutuas de fraude, respuesta anticipada al desenlace, episodios de violencia y hechos irregulares, el vencedor del pleito gobernará una sociedad profundamente dividida y sin un objetivo común, con reducida disposición al diálogo y propensa a nuevos brotes de violencia.

Pero nada de esto sorprende. Se trata simplemente de una larga descomposición interna del proyecto hegemónico implantado por el establishment estadounidense en la post guerra, cuyo momento de no retorno fue el abandono unilateral del “sistema de Bretton Woods” en 1971, el que retiró el “ancla” de la relativa estabilidad del sistema financiero internacional y abrió el camino a la presente entrópica “globalización” financiera. El resultado fue la transformación de una pujante economía industrial en una economía “post industrial” de servicios, inclinada a la especulación financiera, incapaz de sostener a largo plazo los salarios dignos que eran el orgullo de la clase media estadounidense, y cuyo principal producto ha sido el crecimiento de la injusticia económica, extendida a escala internacional.

Por una ironía llena de graves peligros, la situación se desenvuelve en un momento en el que el mundo necesita con urgencia un nuevo sistema financiero consagrado al fomento de la economía real y del progreso, en un marco mundial de cooperación y no hegemónico, que Estados Unidos no tendrá más opciones que aceptar o rechazar, de forma violenta y potencialmente devastadora para el mundo.

En un oportuno artículo publicado el 5 de noviembre en el sitio Strategic Culture Foundation, Philip Giraldi, ex analista de la CIA y uno de los más agudos observadores del escenario actual de su país, se muestra pesimista:

“(…) La ironía es que la crisis de confianza que está asediando a Estados Unidos refleja, en parte, la declinación bastante real, y en gran medida auto impuesta, del lugar del país en el mundo, a causa de la insistencia en mantener una hegemonía mundial. Ocurre en un momento en el que el imperio está entrando en una fase de creciente irrelevancia, que muchos de los actores claves involucrados son incapaces de reconocer o no están dispuesto a hacerlo, sin distinción de su filiación política. Esto significa que Estados Unidos está encerrado en un patrón de comportamiento que es incapaz de cambiar. Es una nación que se hizo adicta a la guerra por ninguna buena razón, y esta adicción no le trajo ni seguridad ni prosperidad”.

Concluye de forma sombría:

“Quien sea el nuevo presidente, heredará la tenebrosa presunción de que es el “líder del mundo libre”. Ya pasó el momento de una discusión seria sobre el lugar adecuado de Estados Unidos en el mundo, pero esto exigirá un cambio completo del establishment del país y un desafío a la visión del “excepcionalismo”, de que Estados Unidos deben dominar como una “fuerza para el bien”. Por desgracia, no hay en el horizonte ningún político que sea capaz o que tenga la disposición de asumir el liderato de tal empresa”.

Como observó Lorenzo Carrasco en este informativo el pasado 1 de octubre: “Eso significa que los días de la hegemonía estadounidense están contado, sin que esto signifique el surgimiento de un nuevo poder hegemónico mundial, en términos económicos o militares. Y es ahí donde reside la característica fundamental del embate electoral de noviembre… ¿de qué forma enfrentará Estados Unidos esa realidad? ¿De qué forma esa, sin duda, gran nación se insertará en el marco de un nuevo orden mundial cooperativo, en el que la igualdad del derecho de las naciones al progreso económico y social pleno deba ser el imperativo de la coexistencia mundial?”

x

Check Also

Fratelli tutti, la desafiante nueva encíclica de Francisco

MSIa Informa, 29 de octubre de 2020.-La recién divulgada encíclica Fratelli tutti (Hermanos todos) del ...