Davos: ¿A tientas en la oscuridad?

Anno Hellenbroich, desde Wiesbaden

La edición este año del Foro Económico Mundial, más conocido como el Foro de Davos, proporcionó una buena lectura del estado mental de las elites internacionales que se reúnen anualmente en el resort suizo, para discutir las tendencias mundiales. El tema algo grandioso de este año fue: “La Cuarta Revolución Industrial: lo que significa y como responder a ella”. Sin embargo, en contraste con los años anteriores, hubo mucho menos participantes en las diferentes mesas de discusión. Lo que más llamó la atención fue la auto-concepción manifestada por aquellos pretendidos semidioses olímpicos, que acostumbran fingir “saber” las respuestas para todo, pero que exhiben solamente su whisful thinking y mostraron andar a tientas en la oscuridad, en relación a los grandes problemas globales.

Un ejemplo fue una discusión del secretario de Defensa de los EUA, Ashley Carter, con el presidente del Foro, Klaus Schwab, en la cual el secretario, esencialmente, convocó a los presentes a apoyar a los EUA y unirse a su rol   de país modelo en el mundo. Con esto, Carter demostró que su mapa mental parece ser similar al del príncipe y canciller austríaco Metternich, mentor de la organización del Congreso de Viena de 1814-15, para articular un “equilibrio de poderes” en Europa, después de la derrota de Napoleón Bonaparte.

En realidad, muchos de estos “olímpicos”, en la política, los negocios y la academia, andan a tientas en la oscuridad, sin la mínima idea de lo que pudiera pasar en los próximos meses, ni en la economía global, donde no pueden descartarse grandes choques financieros, ni sobre la crisis de refugiados en Europa o los conflictos en Oriente Medio. Aunque la crisis de refugiados haya sido un tema importante en el Foro, quedó claro que su manejo podría fracturar al bloque europeo, toda vez que Alemania está aislada en sus posturas sobre la crisis, desprovista de ninguna solidaridad continental.

En un panel titulado “El futuro de Europa”, que contó con la participación de los primeros ministros francés, Manuel Valls,  griego Alexis Tsipras y el holandés Mark Rutte, la dirigente empresarial italiana Emma Marcegaglia y el ministro de hacienda alemán Wolfang Schäuble, este último exigió, como condición esencial para lidiar con la crisis migratoria, la implementación de un “Plan Marshall” de inversiones por la cantidad de 2 mil millones de dólares, en los países de origen de los refugiados, en Oriente Medio y Norte de África.

Otro punto fuera de la curva ocurrió en el panel “Panorama para Rusia”, cuyos ponentes fueron el ex-ministro de Hacienda ruso Alexei Kudrin, el vice-premier Yuri Trutnev y el diplomático alemán Wolfang Ischinger, presidente de la Conferencia de Seguridad de Munich.  En el evento, Trutnev anunció que, a pesar de la crisis económica, Rusia está planteando un gran programa de inversiones en el Extremo Oriente del país, y que más de 30 países participarán este año en una conferencia en Vladivostok, para discutir el programa.

No obstante, vale registrar que los pesos políticos de la política rusa  no estuvieron presentes en el Foro, como por ejemplo la presidente del Banco Central, Elvira Nabiullina, quien se vio obligada a cancelar su participación, debió a las dramáticas turbulencias verificadas en los mercados del rublo, debido a la baja de los precios del petróleo.

En el citado panel, Ischinger afirmó que los últimos cuatro años fueron, esencialmente, “años perdidos”, y sublimó sus comentarios con la observación de que existen dos “narrativas” completamente diferentes, en Rusia y en Occidente, sobre las causas del problema. Sin profundizar, dejó implícito a los presentes que, ahora, es necesario que haya una perspectiva diferente.

x

Check Also

Rarezas en la pandemia

MSIa Informa, 20 de noviembre de 2020.- La pandemia de covid 19 empobreció a cientos ...