Números del resfriado económico global

La reunión de los ministros de Hacienda y presidentes de los bancos centrales de los países del G-20, realizada en Moscú el pasado 19 de julio, admitió lo obvio en cuanto a la crítica situación de la economía mundial. Como lo sintetiza el comunicado oficial del encuentro: “La economía global permanece muy débil y su recuperación todavía es frágil e irregular”.

Tal perspectiva queda evidenciada en la reducción del estimado del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el crecimiento del PIB mundial para este año, divulgado poco antes de la reunión, pasando de 3.3% a 3.1%, con una reducción idéntica prevista para el año 2014 del 4% al 3.8%. La actualización del pronóstico anterior, hecho en abril, se debió a las expectativas de una recesión más prolongada en Europa y una desaceleración de las economías emergentes como China y Brasil. La primera, además, está en el centro de la atención, dado su papel crucial como uno de los motores de la “globalización” financiera, resultado de una considerable desaceleración en su crecimiento, como se desprende del incremento de solamente el 2.8% en el consumo de electricidad durante el primer trimestre de este año, sin hablar del hecho de que la proporción deuda/PIB se encuentra en niveles semejantes a los de EUA y del Reno Unido, en 2007-2008.

De hecho, los números de la economía global se muestran cada vez más preocupantes. Veamos alguno de ellos, levantados por el blog The Economic Collapse:

*El desempleo sigue a la alza en las economías industrializadas. En Moscú, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, afirmó que existen 38 millones de personas desempleadas en los países del G-20. Y, afirma, “estamos caminando para atrás. Es extremadamente alarmante ver…que el desempleo no ha disminuido. En realidad, aumentó. Cerca del 38% de desempleados se encuentran en esta condición desde hace por lo menos un año “(CNBC, 20 de julio de 2013).

*La mayor economía del mundo, los EUA, se encuentran lejos de la recuperación pregonada en los relatos optimistas, como se desprende de los niveles de empleo. A pesar de que el índice oficial es del 7.6& (contra 12.2% de la zona del euro), la calidad de estos empleos han batido récords sucesivos negativos. Emblemática de esta tendencia fue el decreto de la bancarrota de la ciudad de Detroit, la cual alguna vez fue la cuarta ciudad mayor del país y el símbolo de la industria norteamericana. Actualmente, el número de empleados en la industria es menor al de 1950, cuando la población del país era inferior a la mitad de la actual y un poco mayor al número de empleados en bares y restaurantes. El número de trabajadores temporales llegó al récord de 28 millones, mientras que los de tiempo integral se encuentran 6 millones debajo del nivel histórico de 2007, antes de la eclosión de la crisis; apenas el 47% de los adultos tienen empleos de tiempo integral. Una encuesta reciente demostró que el 76% de la población gana apenas lo suficiente para pagar los gastos mensuales.

*La situación financiera de Portugal sigue deteriorándose, agravada por la crisis política causada por la renuncia del ministro de Hacienda Vitor Gaspar, el arquitecto de las reformas fiscales y estructurales exigidas por la “troika” Fondo Monetario Internacional-Comisión Europea-Banco Central Europeo. La crisis llevó al presidente Anibal Cavaco Silva a convocar elecciones anticipadas para el 2014, poniendo al país en lo que algunos críticos consideran un “barril de pólvora”, lo cual provocó ya una fuerte alza en las tasas de interés de los títulos portugueses, llevándolas al 7.5%, mucho muy altas para los promedios de las economías industrializadas.

* En Grecia, se espera que el PIB caiga entre 4-5% este año, lo cual sería la cuarta contracción anual consecutiva y una perspectiva aterradora para una economía en la que el desempleo real (incluyendo a los que ya desistieron de encontrar trabajo) llega al alarmante índice del 57% de la fuerza de trabajo.
*En Italia, la tercera economía de la zona del euro, el desempleo oficial está en el 12%, el promedio del bloque, pero el nivel más alto en 35 años. 134 establecimiento se cierran diariamente y la agencia calificadora Standard & Poor’s rebajó la deuda del país al nivel BBB, un poco arriba del grado “basura” (junk, en la jerga de los mercados).

*Hay persistentes rumores en los mercados financieros, de que uno de los mayores bancos del mundo se encuentra en serias dificultades. El bien informado analista financiero Jim Willie afirma que se trata del Deutsche Bank. Pero además de este, Michael Snyder del blog Economic Collapse, dice que otros dos grandes están bajo amenaza constante de quiebra, exigiendo grandes malabarismos financieros para evitar la quiebra -Barclays y Citibank.

*Los precios del petróleo volvieron a subir, llegando hasta los 106 dólares por barril durante la semana pasada.

*En los EUA, las tasas de interés de las hipotecas inmobiliarios subieron hasta los niveles más altos de los últimos dos años, lo que amenaza y complica todavía más la situación de los mercados inmobiliarios en el país, que viene arrastrando desde el inicio de la crisis deflagrada por el estallido de las hipotecas subprime en 2007-2008.

*Los temores de que la Reserva Federal pueda reducir o interrumpir las compras mensuales de 86 mil millones de dólares en títulos del Tesoro y otros activos financieros provocaron una alza de los intereses de los títulos a 10 años, hasta el 2.5%, después de que 86 mil millones de dólares dejaron los fondos de títulos, en junio. El problema es que un alza en los intereses puede provocar efectos devastadores en los mercados de derivados de intereses, estimados en casi 440 billones de dólares (más de seis veces el PIB global mundial).

En su evaluación del escenario, Snyder concluye: “La mayoría de los estadounidenses no percibe que Wall Street se convirtió en el mayor casino de la historia del mundo. La mayoría de los estadounidenses no ve que los grandes bancos están, literalmente, caminando en una cuerda floja financiera todos los días. Basta solamente dar un paso en falso, para que estemos ante una crisis financiera todavía mayor que la ocurrida en 2008. Entonces, aproveche esta pequeña burbuja de falsa prosperidad, mientras pueda (en referencia a la euforia de los mercados accionarios -n.e) No durará mucho”.

x

Check Also

A craca neoliberal e o exclusivo “capitalismo sem risco” brasileiro

No final de março, quando já havia certeza sobre o grande impacto da pandemia de ...