Los BRICS: Sentados a su propia mesa

En un artículo en el que analiza las perspectivas de Brasil en el grupo de BRICS, el director del Instituto Brasil del King’s College de Londres, Anthony W. Pereira, hace una curiosa y oportuna metáfora culinaria sobre el bloque. Según él, durante años, la duda era sí el grupo pretendía un lugar en la mesa o si quería cambiar el menú; ahora vemos una tercera opción: los BRICS se pueden sentar a su propia mesa, con lo que establecen, así, un grado de autonomía respecto a las demás potencias mundiales (The Brics Post, 15/07/2014).

La sexta reunión cumbre de los BRICS, realizada en la ciudad capital de Fortaleza, Brasil, los días 15 y 16 de julio, deja la impresión, de que los integrantes del grupo creado a partir de una inspiración académica del economista Jim O’Neil entraron al restaurante sin ninguna intención de antagonizar con los dueños de la casa o los clientes más íntimos de estos, sino tan sólo para crear un ambiente para poder comer mejor y, posteriormente, abrir el espacio para que otros comensales pudieran hacer los mismo. Siendo así, es importante evaluar con la debida objetividad el alcance de los resultados de la reunión, para disminuir los riesgos de sobreestimarlos o subestimarlos.

Vale la pena, de principio, recalcar que los BRICS no representan un bloque político intrínsecamente antagónico a los centros de poder prevaleciente consolidados en el eje Washington-Nueva York-Londres-Bruselas. Como afirmó el presidente Vladimir Putin en entrevista a la agencia Itar-Tass, no hay ninguna intención de convertir al grupo en una alianza política y, menos aún, militar (Itar-Tass, 14/07/2014). De la misma forma, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff se refirió a los principales resultados prácticos de la reunión: “El banco de los BRICS y el orden contingente de reservas no son contra nadie. Son a nuestro favor. El banco es la constatación (sic) de que el mundo es multilateral” (Valor Econômico, 16/07/2014).

No obstante, sin eludir la perspectiva de que los BRICS constituyan una opción inmediata al status quo mundial, el establecimiento de instituciones financieras paralelas al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial -el Orden Contingente de Reservas (CRA, por sus siglas en inglés) y el Nuevo Banco de Fomento (NDB, por sus siglas en inglés)-, además de la perspectiva de ampliación del uso de las monedas nacionales en el comercio entre los integrantes del bloque, le confieren al grupo un considerable margen de maniobra en el escenario de los cambios mundiales en curso.

Talvez, la principal diferencia en relación al eje de poder encabezado por Washington sea el cambio de una marco fundado en enfrentamiento/sumisión, volcado al favorecimiento de los intereses del “establishment” oligárquico transatlántico por otro de cooperación para una nuevo plan de progreso, en el que las divergencias eventuales se solucionen por medios no militares. Como afirmó Putin a Itar-Tass:

“El mundo moderno es, efectivamente, multipolar, complejo y dinámico -esta es la realidad objetiva. Cualquier intento de crearse un modelo de relaciones internacionales donde todas las decisiones se hagan dentro de un único “polo” es ineficiente, regularmente, no funciona bien y, en último análisis, está condenado al fracaso. Estas son las razones por las cuales el formato de interacción propuesto por Rusia para estados de tal influencia, como los integrantes de los BRICS, mostró ser necesario. Nuestros esfuerzos conjuntos han contribuido, verdaderamente, a reforzar la previsibilidad y la sustentabilidad en las relaciones internacionales”.

En su columna dedicada al tema, el corresponsal itinerante del Asia Times Online, Pepe Escobar, afirmó:

“Lo que los BRICS están tratando de presentar ahora al Sur Global es una elección: de un lado, la especulación financiera. Fondos buitres y la hegemonía de los Señores del Universo; del otro, el capitalismo productivo -una estrategia de desarrollo capitalista opcional a la que ofrece la Triada (EUA, UE y Japón). Es claro que los BRICS tienen un largo camino que andar, en el que habrán de proyectar un modelo productivo independiente del “modelo” de capitalismo especulativo de casino, que, a propósito, todavía está en recuperación de la violenta crisis de 2007-2008 (la burbuja financiera todavía no termina de estallar).

“Se puede ver la estrategia de los BRICS como una especie de crítica constructiva del capitalismo, en marcha; cómo purgar el sistema de la obligación de financiar permanentemente el déficit fiscal de Estados Unidos, así como el síndrome de la militarización global… subordinada a Washington. Como dijo el economista argentino Julio Gambina, la cuestión clave no es ser emergente, sino independiente (Asia Times Online, 15/07/2014)”.

Como se había anunciado, el NDB tendrá un capital inicial de 50 mil millones dólares, divididos por partes iguales entre los cinco socios, con una capitalización inicial de 2 mil millones y el restante terminará de reunirse en los siguientes siete años. En el caso brasileño, el capital inicial saldrá de recursos del Tesoro Nacional. La finalidad general del banco, que tendrá su sede en Shangái, China, será el fomento de obras de desarrollo, a la manera del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), en el cual se inspiró. Además de la capitalización primaria, el banco deberá administrar fondos de inversión formados por los socios, que no entrarán en su capital y podrán ampliar su capacidad de respaldo de recursos -y aumentar el peso relativo de China en la institución, por ser el socio con mayor capacidad financiera. El banco, posteriormente, podrá abrirse a nuevos socios, pero los BRICS deberán mantener hasta 55 por ciento del capital (Valor Econômico, 16/07/2014).

Además de financiar obras en los países miembros, el NDB podrá hacerlo en otros países. En Fortaleza, el ministro de Industria y Comercio de África del Sur, Rob Davies, afirmó que el bloque podrá tener un papel importante en el apoyo de la industrialización del continente africano:
“Si se toma el simple ejemplo del café, África gana 6 mil millones dólares al año con el café que cosecha, pero los tostadores y mezcladores de fuera del continente reciben 94 mil millones de dólares de valor agregado por el mismo café. Esto es insostenible y si quisiésemos promover un crecimiento que incluya y que sea sostenible, tienen que dársele más valor en África. Esto vale no sólo para el café, sino para toda una variedad de materias primas. Los países de los BRICS pueden ayudar a que África se industrialice y saque de la pobreza a miles de millones de personas”, (The Brics Post, 15/07/2014).

Un fondo de contingencia para emergencias financieras, el CRA, con un monto de 100 mil millones de dólares, habrá de constituirse por partes diferentes de las reservas de cada miembro y no se abrirá a otros países. El aporte se hará de la siguiente manera: China, 41 mil millones de dólares; Brasil, India y Rusia, 18 mil millones cada uno; y África del Sur, 5 mil millones. En caso de necesidad, cada país podrá recurrir a los demás en una proporción de su parte, siendo 0.5 para China, 2 para África del Sur y 1.5 para los demás. Sin embargo, en una demostración de que el grupo no se libera todavía por completo de las amarras del FMI, la idea es que tan sólo hasta el 30 por ciento de esos valores se libere como préstamo de corto plazo, siendo necesario un acuerdo de ajuste de cuentas con Fondo para sacar el resto (Valor Econômico, 16/07/2014).

En el campo político, la declaración de la reunión cumbre evitó, cuidadosamente, toda afirmación que se pudiese interpretar como antagonista al eje hegemónico del Atlántico Norte, pero reiteró en varias oportunidades una profesión de fe en el multilateralismo, para resaltar el papel de la Organización de Naciones Unidas (ONU), “como la organización multilateral fundamental, dedicada a ayudar a la comunidad internacional a preservar la paz y la seguridad internacionales, a proteger y promover los derechos humanos y a fomentar el desarrollo sustentable” (Declaración de Fortaleza, 16/07/2014).

Fuera de la agenda oficial, Putin propuso una perspectiva muy importante: el establecimiento de una alianza energética en el bloque. “Nosotros proponemos el establecimiento de la Asociación de Energía de los BRICS. Bajo este ‘paraguas’ se podrían criar un Banco de Reservas Energéticas y un Instituto de Disposiciones Energéticas de los BRICS,” dijo (Novosti, 15/07/2014). Se trata de una propuesta de altísimo peso geopolítico potencial, pues reuniría a uno de los mayores productores mundiales de hidrocarburos (Rusia), a uno en camino de entrar entre los 10 mayores (Brasil) y dos de los mayores consumidores (China e India). Y, muy probablemente, capaz de provocar ruidosos gruñidos en ciertas capitales de América del Norte y de Europa -pero los beneficios potenciales superan los riesgos por margen muy amplio.

También en el ámbito energético, y todavía más promisoria, sería la articulación de esfuerzos científico-tecnológicos, de la que todos los integrantes del grupo disponen de la calidad necesaria, para una plan coordinado de investigaciones de futuras fuentes de energía, como la energía de vacío cuántico o energía de punto-cero (“zero-point energy”, en inglés). Iniciativa que, además, no necesitaría esperar una alianza como la propuesta por Putin, y que se podría poner en práctica en un plazo relativamente corto, en el ámbito de las líneas de cooperación científico-tecnológica ya previstas.

En el escenario mundial se manifiesta un “cansancio” con la petrificación de las estructuras de gobierno creadas en la post guerra. Además, el G-8 regresó a su formato original de G-7, al expulsar a Rusia. El G-20 jamás llegó no cerca de cumplir su promesa de servir como una plataforma para la reforma del sistema financiero internacional, prometida por el entonces presidente francés Nicolás Sarkozy. Con esto, los BRICS surgen como un espacio alterno de deliberaciones de trascendencia, con todas las condiciones de presentar una mesa atractiva para los comensales cansados de la administración vieja.

x

Check Also

Santa Sofia e Jerusalém, duas faces da mesma moeda do “choque das civilizações”

Em 10 de julho, o presidente turco Recep Erdogan anunciou em cadeia nacional de televisão ...