¿Y dónde quedó el calentamiento global?

La revista alemana Der Spiegel, el semanario más importante del país, siempre fue una de las principales difusoras europeas de los escenarios alarmistas sobre los cambios climáticos. Por ello, cuando su editor de asuntos científicos escribe un artículo sobre la perplejidad de algunos científicos ante la falta de correspondencia entre los pronósticos de los modelos climáticos y los hechos observados en el mundo real, conviene prestar atención.

El artículo del periodista Alex Bojanowski, publicado en la edición online de la revista del 18 de enero pasado tiene el sugestivo título “Investigadores confundidos sobre la tregua en el calentamiento global”. El autor es uno de los ases del cuerpo editorial de la revista, tiene un diploma en Geología y ha trabajado en Austria, Suiza y el Reino Unido, además de ser también columnista de la revista científica Nature Geoscience, la cual publica regularmente artículos sobre temas climáticos.

El texto de Bojanowski trata de las repercusiones del hecho ampliamente reconocido de que las temperaturas globales dejaron de aumentar desde 1998, a pesar de que las emisiones de carbono provenientes de los combustibles fósiles continuaron subiendo y las concentraciones de bióxido de carbono (CO2) siguieron aumentando. Así, sintetiza las cuestiones fundamentales:

“¿Cuán dramático es, de hecho, el calentamiento global? Investigadores de la NASA han demostrado que el aumento de las temperaturas hizo una pausa de 15 años. Existen varias explicaciones plausibles de por que el calentamiento global se interrumpió. Sin embargo, el número de corazonadas también demuestra cuan poco se entiende el clima”.

En seguida, va al meollo del asunto:

“(…) Desde hace algún tiempo, es del conocimiento público que el clima se ha comportado de manera diferente a lo previsto (por los modelos climáticos. N de los E.). El calentamiento se encuentra estancado desde hace 15 años; la tendencia a la alza en las temperaturas promedio globales no ha proseguido desde 1998. “La pausa ha generado la sugerencia de que el calentamiento global se interrumpió” admite la NASA.

“Recientemente, el Servicio británico de Meteorología (Met Office) pronosticó que la interrupción en el calentamiento global podría seguir hasta finales del año 2017 -a pesar del rápido aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Entonces, el calentamiento global se habrá interrumpido por 20 años. ¿Cuántos años -es ahora una pregunta común- tendrá que durar la interrupción para que los científicos climatológicos comiencen a reconsiderar sus pronósticos del calentamiento futuro? (…)”

Él mismo llega a la obvia conclusión:

“Ahora, tenemos 15 años sin calentamiento. El estancamiento de las temperaturas superficiales promedio globales demuestra que las incertidumbres en los pronósticos climáticos son sorprendentemente grandes. Ahora, el público aguarda en suspenso para ver si el próximo informe del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambios Climáticos), que deberá salir en septiembre, discutirá la pausa del calentamiento (…)”

Bojanowski pasa luego a discutir algunas de las explicaciones presentadas a la aparente “sumida” del calentamiento global: absorción de calor por los océanos; reducción de humedad en la estratosfera; efecto de las emisiones de gases en Asia; el enfriamiento del Océano Pacífico.

A su favor, destaca que hasta el mismo IPCC admite un conocimiento limitado sobre ciertos factores que actúan en la dinámica climática:

-la influencia de la radiación solar en la formación de nubes;

-el ciclo del agua: en particular, la influencia del vapor de agua, un gas de efecto invernadero (en realidad, el principal), en las temperaturas;

-el efecto de las partículas emitidas por la industria, calentamiento y vehículos, océanos, volcanes y suelos: las partículas sirven como núcleos de formación de nubes. (…)

En contraste con las evidencias físicas verdaderas, Bojanowski presenta el único argumento que les queda a los “calientistas”:

“Los investigadores tienen más confianza en los pronósticos a largo plazo. Estos pronósticos se basan, esencialmente, en el efecto invernaderos del CO2″, y la así llamada sensibilidad climática. Numerosos estudios muestran que una duplicación de la cantidad de CO2 en la atmósfera, debido al aumento de la formación de vapor d’agua (sic), probablemente, llevará a un calentamiento de entre 2 y 4.5 grados centígrados”-

El artículo de Bojanowski (que parece haber olvidado lo que aprendió en el curso de Geología sobre los cambios climáticos del pasado geológico), refleja la perplejidad que se extiende entre los medios científicos, empresariales, activistas ambientales, gobiernos y prensa europeos, ante el cada vez más evidente desajuste entre los escenarios “calientistas” y la dinámica climática.

Irónicamente, mientras el calentamiento global se va de vacaciones, aumenta la preocupación de los círculos de intereses que gravitan alrededor de este escenario anticientífico, por la preservación de los múltiples beneficios que han extraído de él: centenas de los miles de millones de dólares, distribuidos entre el mercado de créditos de carbono, equipamiento y servicio de secuestro y captura de carbono; mecanismos de “desarrollo limpio”; fondos de investigación, cónclaves internacionales y una vasta colección de etcéteras, Quizá, si las temperaturas se rehúsan en subir, en los próximos años, gran parte de estos círculos tendrán que procurarse actividades más sintonizadas con el mundo real, tanto en términos científicos como económicos.

Comentários

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

x

Check Also

Edição Especial "Quem Manipula os Povos Indígenas"

Baixe gratuitamente e compartilhe com seus amigos. Edição Especial “Quem-manipula-os-povos-indigenas-contra-o-desenvolvimento-do-Brasil”-Autores-Lorenzo-Carrasco-e-Silvia-Palacios <div style=”display:inline;”> <img height=”1″ width=”1″ ...