Sin trabajo no hay dignidad: Foro Sindical Brasil-México 2013

Del 16 al 18 del presente mes se llevó a cabo en Río de Janeiro, el Foro Sindical Brasil-México 2013, convocado por la Central de Sindicatos Brasileños (CSB), representada por su vicepresidente Luiz Sergio da Rosa Lopes. Al encuentro asistió una nutrida delegación de sindicalistas mexicanos encabezados por Antonio y Joaquín Álvarez Esparza, dirigentes de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC-Jalisco). La iniciativa para debatir la problemática que afecta al mundo del trabajo en la globalización financiera, surgió en el Seminario del Foro de Guadalajara (2012), realizado en octubre pasado en México.

Le tocó a Lorenzo Carrasco Bazúa, coordinador general del Foro de Guadalajara, remitirse a la reunión en octubre del 2012 del Foro de Guadalajara, que fue copatrocinado por la CROC Jalisco en la capital de ese estado, México. En aquella ocasión “subrayamos que la crisis va más allá de sus aspectos económicos y financieros; rebasa la materialidad. Los responsables de ella han vulnerado los derechos inalienables, como la libertad, el progreso y la búsqueda de la felicidad”. Recordó las palabras del Papa Francisco: “la decadencia de la civilización del desperdicio se mide en cómo se descarta a los viejos, despreciando la experiencia y la historia que representan; y cómo se descarta a los jóvenes, que hoy registran tasas de desempleo del 60 y hasta el 70% en varios países del mundo. Con esto se arrebata el principio de la dignidad humana”. Carrasco agregó, “una sociedad que no da trabajo decoroso, no es justa, por eso así mismo entendemos que al defender el derecho al trabajo, se defiende el proyecto de nación”, dijo.

Significativamente, el Seminario en Río de Janeiro se realizó en el auditorio del memorial de Getulio Vargas, el gran nacionalista brasileño que marcó no únicamente la historia de Brasil, sino un ideal de Patria Grande también compartido por el nacionalismo mexicano. Por eso, la imagen, símbolo del Foro Sindical, fueron las banderas de ambas naciones unidas en su color verde.

Bajo el lema “Unidad Latino-Americana por el Desarrollo y la Justicia Social”, los asistentes en Rio de Janeiro tuvieron la oportunidad de escuchar e interpelar a varios personajes políticos brasileños destacados por su decidida postura nacionalista ante pasadas y recientes imposiciones de medidas y políticas globalizadoras, entre ellos al Senador Roberto Requião, el Ministro de Deportes Aldo Rebelo, también en su calidad de diputado y dirigente partidista y al doctor en Economía, Carlos Lessa.

En el panel inaugural,” Los derechos de los trabajadores y la crisis financiera global” el Senador Roberto Requião señaló que “La primera víctima de la globalización son los trabajadores, que además de despedirlos, corta derechos adquiridos a través de décadas de conquistas. Esos atropellos hoy se denominan flexibilización”. Agregó, “es la forma natural de ser del capitalismo; es su lógica, que crea un estado mínimo y terciarizado, que avanza como un cáncer. El Estado mínimo es el ideal del neoliberalismo. En Brasil, por ejemplo, esta política ha hecho que se pierda más de la mitad del PIB industrial; la parte industrial del PIB pasó de ser el 36% a sólo el 16 % del PIB nacional. El proceso brasileño es tan trágico como el mexicano”. Por ello, concluyó que “nunca como ahora se requiere la unidad de los trabajadores del mundo, en el que se enmarca esta reunión.”

Durante los tres días de trabajo, los líderes sindicales asistentes denunciaron la tenaz y sistemática agresión en contra de los sindicatos y sus dirigencias de parte del poder político-financiero y los medios de difusión a su servicio. El ataque a los sindicatos es concomitante a la devastación de los derechos laborales de las amplias masas de trabajadores afectados por la globalización que produce desempleo, reducción del poder adquisitivo del salario, empobrecimiento de las familias de los trabajadores y desmantelamiento de sus derechos sociales.

De manera que la clase trabajadora, se encuentran en la fila de un matadero moderno. Una radiografía de los problemas arriba enunciados fue dibujada con gran riqueza de elementos en una mesa redonda del Foro celebrada el 18 de septiembre. En ella participaron intelectuales y dirigentes sindicales de México y Brasil: Antonio Álvarez Esparza, Ernesto Germano Parrez, Álvaro Egea y Juvenal Pedro Cym

Antonio Álvarez Esparza, de México, señaló que “hay una infinidad de ataques al trabajo. El estado se encuentra de lleno en retirada. Ahora, en México, con la nueva reforma laboral, se le da estatus al empleo “outsourcing-terciarización”; no obstante que la Constitución mexicana lo prohíbe.

“Con esa nueva ley se busca descargar al empresario de las cargas de pasivos laborales contra el derecho del trabajador que la Constitución protege con una pensión. Se borra de un plumazo lo que se consigue en el contrato colectivo del trabajo, al borrar sus derechos de pensión. Se hace una reforma a contrapelo de la Constitución, en el que el Estado se ve reducido a amparar al patrón en detrimento del trabajador. A la moda de los “derechos” humanos se individualiza al obrero desconociendo los derechos contenidos en los contratos colectivos de trabajo. Nuestra Central, la CROC-Jalisco se dio a la tarea de investigar la posibilidad de que los trabajadores se amparen contra esta nueva ley. Pero ante una hermenéutica jurídica pervertida, ahora tenemos que recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. No se debe olvidar que el artículo 123 de la Constitución mexicana se creó para establecer el derecho del trabajador y al Estado como garante de esos derechos laborales”, finalizó.

La sombría cara de la globalización financiera

El ministro Aldo Rebelo secundó al Senador Requião en el señalamiento de los “desastrosos efectos de la globalización actual en que se han reducido todos los derechos sociales, no sólo los sindicales.” A lo largo de la historia han existido globalizaciones, en momentos y con efectos diferentes. Desde la globalización positiva que significó la migración del homo sapiens a lo largo de varios continentes hasta la creación del imperio británico pasando por el imperio de Alejandro y los griegos. La actual, es una globalización financiera que impone una agenda de mercado y no permite una agenda nacional. Ante esto “es bueno que se unan Brasil y México, que son dos grandes civilizaciones. Existen razones y condiciones para una cooperación, y necesitamos estar juntos bajo la perspectiva de que sólo una nación soberana e independiente puede ofrecer derechos laborales y sociales a sus trabajadores y a su población”, concluyó.

Por su parte el Dr. Carlos Lessa dió con una verdadera cátedra de economía, no sólo señalando el perverso papel que la globalización le destina a los explotados trabajadores de la periferia contra las condiciones de los trabajadores de los países centrales. Utiliza los bajos salarios de unos contra los altos salarios de los otros. Realizó un minucioso análisis de la expansión de la economía de China, donde no existe ninguna fuerza sindical, dijo. “Los trabajadores ahí no se sientan a la mesa para negociar, pues no hay negociaciones capital-trabajo”. Y por tanto pueden ofrecer productos excesivamente baratos, que en la actualidad dominan el mercado (norte) americano. A cambio de ello, emplean el superávit comercial que poseen con los Estados Unidos, para comprar bonos del Tesoro norteamericano con lo que se sostiene el valor del dólar y su papel de moneda de reserva internacional. Esto no durará para siempre, pero es actualmente un problema.”

“Esto no es un ataque a China, sino una forma de enfatizar que ni Brasil ni México merecen haber perdido su soberanía en alimentos y otros procesos industriales. “Comer maíz (norte) americano, por ejemplo, es escandaloso para México.” Ahí se acabó el excelente modelo de procurar la autosuficiencia alimentaria.

Es claro para mi, dijo el emérito rector de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, que “o nos integramos o nos entregamos”. “Me aflige que no se trate la integración con la seriedad que merece.” Cuando los Estados Unidos eran apenas las 13 colonias europeas, Simón Bolívar fue premonitorio al señalar que América Latina se uniría o sería dominada por el coloso del norte. Y así ha sucedido. Para concluir, Lessa saludó con especial ánimo la realización de este Foro Sindical Brasil-México que promete extenderse rápidamente.

El TLCAN pionero moderno del librecambismo 

En el panel “El neoliberalismo en Brasil y en México: efectos y estado actual”, Ángel Palacios Zea coordinador del Foro de Guadalajara en México y quien esto escribe, transmitieron vivamente el rol pionero del TLCAN en acabar con la industria, la agricultura nacional y las empresas estratégicas del Estado. Los asistentes de ambos países reaccionaron indignados ante el cuadro de deterioro económico de México después de los últimos 30 años de políticas neoliberales, que como se dijo ahí, no es muy distinto que el de Brasil.

Se presentaron cifras que muestran el estancamiento de la tasa de crecimiento del PIB; la tasa de no creación de empleo -en realidad creación de desempleo– que alcanza hasta 61 % de la población económicamente activa; la pérdida del 72% de la capacidad adquisitiva del salario; la economía informal que llega al 60% y el incesante crecimiento de la deuda pública tanto la deuda interna como externa, acompañada de la crisis fiscal, entre otros procesos que demuestran la desindustrialización del país y el aumento del empobrecimiento de la población.

Comentários

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

x

Check Also

Fórum Sindical Brasil-México 2013

Fórum Sindical Brasil-México 2013 Unidade Latino-Americana pelo Desenvolvimento e Justiça Social 16 a 18 de ...