Los ataques cibernéticos y el poder de las redes

Dos meses antes de las decisivas elecciones presidenciales en los Estados Unidos, El Club Empresarial Americano-Alemán (AGBC) convocó al foro “Poder de las redes –Estás rodeado- Te estaré vigilando.” Con este provocativo título, el orador, Walter A. Bawell, ex presidente del AGBC Bonn, mantuvo una discusión muy viva. Y cualquiera que sea el próximo presidente de los Estados Unidos, tendrá que luchar con las pasmosas capacidades en todas sus formas de lo que se llama la ciberguerra. Este tema le dará forma a los análisis transatlánticos, a las relaciones con China, Rusia o la India.

Bawell, con una impresionante carrera militar en la que se incluyen asignaciones especiales en el Comando de Sistema , en la Agencia de Administración de Sistemas integrada a la OTAN, especialista en tecnología de información, abrió la tarde con una verdadera provocación; presentó al grupo de rock The Police con su canción “Every breath you take” de 1983. Los primeros versos evocan miedo:

En cada respiración

En cada movimiento que hagas,

En cada hueso que rompas, en cada paso que des,

Te estaré vigilando

Cada día.

Y cada palabra que digas,

En cada juego que juegues, cada noche que duermas,

Te estaré vigilando.

Ah, ¿no puedes ver que me perteneces?

Así como duele mi corazón

Con todo paso que das,

Con todo movimiento que haces,

Con todo arco que rompes,

En cada sonrisa, en todo clamor que hagas,

Te estaré vigilando

… Y etcétera, etcétera.

Bawell subrayó que con el rápido crecimiento en el campo de la conducción electrónica de la producción, en el manejo de los puntos nodales de la infraestructura esencial, como las instalaciones de energía, el manejo de aguas u otras partes especiales de la “instalaciones de producción de las sociedades,” se encuentra el peligro real que los elementos hostiles, respaldados por autoridades estatales, puedan con un golpe interrumpir el funcionamiento de los estados. Un ejemplo famoso al que Bawell se refirió (descrito en detalle en el libro de David E. Sanger, jefe de corresponsales en Washington del New York Times y encargado de los temas de seguridad nacional, titulado Enfrentar y ceder –la guerra secreta de Obama y el sorprendente uso del poder estadounidense, publicado hace cuatro años) es el ataque con el “gusano” STUXNET. El asunto se refiere a la destrucción que se infligieron a sí mismas las centrifugadoras del centro de enriquecimiento de Natanz, Irán. Gracias a esfuerzos muy prolongados, los especialistas estadounidenses e israelíes se infiltraron, para “interrumpir desde adentro,” el funcionamiento de esas centrifugadoras. El objetivo era que con esas manipulaciones se pudiese ganar tiempo para evitar que Irán se acercara a la construcción de una bomba atómica.

Todo indica que los estadounidenses esperaban que con este ataque cibernético se evitaría que los israelíes bombardearan el lugar. El autor de este comentario piensa también que en ese entonces se pudo haber desencadenado un conflicto incontrolable. En la actualidad se puede ver en los cines el documental de Alex Gibney Zero Days que se concentra en STUXNET, el gusano que se replica en la computadora. La publicidad de la película dice: Zero Days de Alex Gibney es un documental de sobre la guerra en un mundo sin reglas –el mundo de la guerra cibernética.

Bawell, en sus observaciones, hace referencia a las advertencias de 1984 de George Orwell (publicado en 1948) y a los efectos de la manipulación de la información. Siempre ha habido manipulación de la información en la historia (Bawell se refirió a las circunstancias que empujaron el llamado Despacho de Ems, la manipulación que realizó el canciller prusiano Otto von Bismarck del telegrama que relataba la reunión entre el rey de Prusia y el embajador francés, en julio de 1870, dirigida a provocar la esperada reacción francesa que desató la Guerra Franco-Prusiana de 1870-71.

Otro ejemplo de los que uso fue el de los hackers de Corea del Norte que en 2014 invadieron las computadoras de la Sony Entertainment en represalia por la película de Sony La entrevista, que ridiculizaba al líder del país, Kim Jong-un. Bawell escribió en la invitación al foro: “Imagine lo que sucedería si los saboteadores de Corea del Norte estuvieran en tierras de California y que pusieran TNT en los sótanos del edificio de Sony para causar mucho daño, eso sería un acto de guerra.” Los ataques cibernéticos también se pueden ver como ataques “en el umbral de la guerra.”

El tema de la interrupción de las redes de trasmisión de energía eléctrica tiene los efectos más amplios de la red moderna y de los sistemas de control más “reales”: Los mismos Estados Unidos con su moderna red y sistemas de control vinculados a la infraestructura son muy vulnerables. Un ataque a las redes de control de la producción industrial, de la logística, de los bancos o de las instalaciones públicas es posible. “Imagínese, dice Bawell, que no haya electricidad, ni drenaje, ni agua corriente, las estanterías vacías, ni nada con que bombear gasolina…”

Antes ese aterrador panorama, el cual fue presentado por Bawell, la discusión naturalmente caminó en todas las direcciones: ¿Qué tan segura está mi computadora, o mi comunicación? ¿Qué se puede hacer? fueron algunas de las preguntas que se hicieron. La gente también quiere saber cómo habrá de juzgarse a Edward Snowden. ¿Cómo traidor o como héroe? (Oliver Stone acaba de estrenar su película sobre Snowden y en varias entrevistas ha expresado mucha preocupación sobre si América no es la América en la que creía. Él cree que Snowden es un héroe. Ya que él recordó la advertencia que hiciera el presidente Dwight E. Eisenhower cuando señaló el poder excesivo del “complejo militar-industrial” en su discurso de enero de 1961, cuando dejó la presidencia.)

Sin embargo, se debe tener en cuenta que no todas las ideas de las “fábricas de locos” de Silicon Valley tienen porqué seguirse.

Para ilustrar el pensamiento de algunas de las firmas más grandes del mundo de Silicon Valley, Bawell se refirió al libro del David Eggers El círculo, en el que se describe –con los pormenores de la ciencia ficción- la mentalidad de una firma al estilo de Google llamada “El círculo,” una visión que comparte el autor de este comentario.

Sin embargo, un especialista de una compañía de internet afirmaría que esta nueva tecnología, a la que el hombre de la calle llama internet, en especial los ordenadores personales y los autómatas, las máquinas “inteligentes” creadas por la “industria 4.0”, no se puede detener. También ridiculizó lo que llamó “hyper sensibilidad” de los alemanes con respecto a la protección de los datos. Explicó que otros países no son tan formales en lo que toca a las “leyes de seguridad de la información.” El especialista argumentó que los alemanes tendrían que ser más cuidadosos para no perder la competencia en el desarrollo de esta técnica, en la que Estados Unidos sigue siendo el número uno.

Pero, a mi me parece, que no hay por qué preocuparse de los que producen la técnica para la “red” ni de quien domina la parte creciente de la producción y de la comunicación para fines privados; más bien habría que preocuparse de los principios democráticos, o sea el derecho de una nación –en el concierto de las naciones- es defender a su pueblo. Las relaciones de un mundo globalizado, en especial, se tienen que ordenar y orientar siguiendo el modelo que condujo a Alemania al Rechtsstaat (Estado constitucional). Eso no significa que la evolución técnica se deba detener.

Pero sería razonable, si la infraestructura crucial es vulnerable a los ataques, y si los sistemas no se pueden hacer más cerrados o ser razonablemente protegidos, considerar la reducción de la conectividad con el sistema. Esto podría ser menos costoso que exponerse a un ataque cibernético. (Estos son algunos pensamientos que Sandro Gaycken de la Universidad Libre de Berlín vertió en su libro Cyberwar, de 2012)

Es claro que hay nuevas formas de guerras que están emergiendo. Pero este no es el fin de la historia de la humanidad. El hombre todavía no ha sido capturado por las máquinas inteligentes. Lo que sí es necesario urgentemente es el debate sobre los cambios de la “red de energía,” tema que se discutiría si el imperio de la ley no es sobrepasado por la “red de energía.” Por lo tanto, el debate del AGBC Bonn fue crucial e invita a una reflexión más profunda.

Comentários

comments

x

Check Also

La NASA inaugura institutos para crear tecnologías para colonias espaciales

Artículo originalmente publicado en el sitio Inovacao Tecnológica La Administración Nacional de Aeronáutica y del ...